Política

Para Granata rodear la Quinta de Olivos "no fue un acto intimidante contra el Presidente"

La diputada provincial, junto con su compañera de bancada, Betina Florito, no adhirieron a una declaración de la Cámara de Diputados que repudió la movilización policial que este miércoles rodeó la residencia de Alberto Fernández

Jueves 10 de Septiembre de 2020

La diputada provincial por el bloque Somos Vida, Amalia Granata y su compañera de bancada Betina Florito, no adhirieron a una declaración de la Cámara de Diputados que repudió la protesta de la policía de la provincia de Buenos Aires que este miércoles rodearon la Quinta presidencial de Olivos ya que consideró que solo se trató de un reclamo salarial.

Embed

El texto acordado por los diputados santafesinos –a excepción de Granata y Florito– tomó forma en un proyecto de declaración que fue aprobado y expone: "La Cámara de Diputados de la provincia de Santa Fe declara su más enérgico repudio ante la situación planteada por la presencia de un grupo de integrantes de la policía de la provincia de Buenos Aires que con sus móviles rodearon la residencia presidencial de Olivos en una clara actitud de intimidación y amenaza hacia la investidura de la máxima autoridad constitucional de la Nación. La Cámara de Diputados de la provincia ratifica de manera unánime su compromiso democrático en defensa de las instituciones que de ninguna manera pueden ser puestas en jaque por sectores minoritarios de la sociedad y mucho menos por integrantes de una fuerza de seguridad".

Una vez que el texto fue leído por el secretario parlamentario de la Cámara, Gustavo Puccini, la diputada pidió la palabra para expresar su desacuerdo. "Desde el bloque de Somos Vida no adherimos a la declaración porque como fueron relatados los hechos en la declaración no es correcto. La policía ayer no rodeó la Casa Rosada (sic) en forma intimidante ni amenazante hacia el presidente. Simplemente fueron a manifestarse por una mejora salarial", dijo la legisladora.

Luego, Granata aclaró: "Sí respetamos a la institucionalidad y a la investidura presidencial. Pero los hechos no fueron como la declaración que se acaba de leer".

Este miércoles se vivieron los momentos más tensos de la protesta policial en la provincia de Buenos Aires que comenzó el lunes y fue escalando hasta llegar a rodear de efectivos y móviles policiales la residencia presidencial de Olivos. Esa protesta de los uniformados también tuvo réplicas –aunque mucho más moderadas– en otras provincias, como la propia Santa Fe, donde los diputados acordaron en su gran mayoría un texto de rechazo a este tipo de manifestaciones que se presentan como un simple reclamo salarial pero que tienen un impacto social muy importante. En un contexto cotidiano de hechos de inseguridad, las manifestaciones de efectivos policiales que dejan sus tareas para reclamar por un salario digno –algo que debería canalizarse por otros carriles–, no hacen más que generar zozobras en la población.

Sin ir más lejos, este jueves al mediodía continuaba una protesta frente a la Jefatura de la Policía de la provincia en la ciudad de Rosario. Los reclamos de un pequeño grupo de familiares de agentes policiales habían comenzado ayer y continuaron durante toda la noche. Los manifestantes advirtieron esta mañana que se iban a quedar en el lugar "hasta que se asegure que tendremos una mesa de diálogo con el ministro Marcelo Sain, la jefa de Policía y todo las personas que sean convenientes”, explicó uno de los abogados de las personas que protestaban. La protesta incluía no dejar salir móviles policiales desde la Jefatura.

Por su parte, esta mañana la propia jefa de Policía de Santa Fe, Emilce Chimenti –que asumió hace una semana en lugar de Víctor Sarnaglia, que se fue con grandes diferencias con el ministro de Seguridad– salió a defender el aumento anunciado ayer por Sain y aseguró que la recomposición "es excelente". Chimenti apuesta al diálogo para destrabar lo que consideró que "no es un paro policial" y aclaró que "los agentes activos patrullan con normalidad". De todas formas, en diálogo con Radio 2 de Rosario, Chimenti admitió que detrás de las protestas “hay situaciones raras” que exceden el reclamo salarial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario