Santa Fe

Con el frío, comenzó la asistencia a personas en situación de calle

Al operativo lo desarrolla el Cobem desde que empezó a bajar la temperatura. Se entregan alimentos y bebidas calientes y se hacen controles de salud.

Domingo 15 de Junio de 2014

Hace pocas semanas comenzó a bajar la temperatura que anticipa la inminente llegada del invierno. Ante esta situación, la Municipalidad de Santa Fe, a través de la Subsecretaría de Acción Social, puso en marcha un operativo de asistencia a las personas en situación de calle, como lo hace desde hace más de cinco años. La primera noche se realizó un relevamiento y se atendió a 27. Luego el número comenzó a descender y hoy en promedio son entre 15 y 20.

Los lugares en los que se asiste a estas personas son la avenida Facundo Zuviría y Padilla; Aristóbulo del Valle y Regis Martínez; Galicia y General Paz; en inmediaciones a la Basílica de Guadalupe, al Puente El Quillá, al Convento de San Francisco, y a una de las casillas del ferrocarril; y también en cercanías a los hospitales Cullen e Iturraspe.

Cabe destacar que también se trabaja en cada caso en particular, y se establece una relación con otras instituciones como la Dirección Provincial de Control y Asistencia Pos penitenciaria, ex-Patronato de Liberados; la Guardia ante urgencias del área de Niñez y adolescencia, los hospitales, entre otros. 

La recorrida comienza cada noche cerca de las 20 desde el Centro Integrador Comunitario (CIC) de Facundo Zuviría al 8.000. Allí se prepara la comida que luego se distribuye. Por lo general son entre tres y cinco personas las que acompañadas por  la ambulancia del Cobem o en una camioneta recorren las calles para asistir a quienes viven en situación de calle. A cada uno de ellos se les entrega una bebida caliente, alimentos, y la primera noche recibieron colchones y frazadas; además se les realiza un chequeo médico básico para conocer el estado de salud. 

A la ronda la realizan las asistentes sociales de la Dirección de Acción Social y personal de logística del servicio de emergencia sanitaria. El operativo se prolongará hasta la finalización de las bajas temperaturas. En cada visita se intenta sacar a estas personas de esta situación y trasladarlas a una institución o refugio cercano. Desde el municipio aseguraron que durante todo el año se asiste a estas personas y se llega a ellas por lo general luego de recibir la denuncia o el aviso a través de la línea gratuita con la que cuenta el municipio por parte de algún vecino que los ve deambular, aunque en esta época del año la atención es diaria.

Desde la Secretaría de Desarrollo Social de la cual depende el área de Acción Social expresaron que el objetivo que se persigue es “mejorar las condiciones de la gente que está en la calle, darle vestimenta, ver cómo se están alimentando”. “Si se detectan quemaduras o cortes no curados o cuadros de hipotermias se los lleva al hospital más cercano, y con los datos obtenidos se realiza un fichaje para realizar un seguimiento de cada caso”, acotaron. 

En  caso de detectar personas indigentes en situación de calle, se puede avisar a la Línea Gratuita de Atención Ciudadana (0800 777 5000) para así coordinar las acciones adecuadas para su atención.

La Municipalidad trabaja con otras instituciones de la ciudad y dispone de camas en el hogar de la Ley Pensionados Nº  5110 para alojar a estas personas de manera transitoria. También, se trata de contactar a algún familiar o pariente para restituirlas a su hogar.

Con los más chicos

Hace cuatro años se incorporó un Protocolo Especial para niños y adolescentes en situación de calle, elaborado entre el área de Desarrollo Social de la Municipalidad y la Dirección Provincial de Promoción de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes. Se trata de un recorrido nocturno, donde operadores de calle municipales entablan un proceso de acercamiento a los niños, invitándolos a ser trasladados a un lugar donde puedan pasar la noche protegidos y abrigados. 

Si el niño accede voluntariamente, la Guardia de Niñez provincial habilita su ingreso a lugares de alojamiento transitorio provinciales. “Somos el primer contacto. Si es necesario contactar a la familia se hace, si no se puede hacer se da intervención a la Subsecretaría de Niñez de la provincia y ahí se produce un alojamiento transitorio en albergues que posee este organismo”, explicó Hugo Marchetti, subsecretario de Acción Social.

Cuando el niño no accede en forma voluntaria, se entabla una comunicación con la Guardia de la Niñez, quien procederá, previo análisis de la situación, a gestionar ante la Guardia permanente del Juzgado de Familia la autorización para su traslado, para preservar su integridad física.

¿Te gustó la nota?