Triste desenlace

El caso que conmueve a Santa Fe y expone la crítica situación sanitaria que vive la ciudad

Se trata de la joven santafesina de 22 años, Lara Arreguiz, quien falleció por Covid-19. Este domingo por la tarde quedaban sólo tres camas críticas disponibles con respirador en la capital provincial.

Domingo 23 de Mayo de 2021

La escalada de casos de coronavirus no cesa y se refleja en la crítica situación sanitaria que atraviesa la provincia con hospitales trabajando casi al límite de su capacidad. El caso de Lara Arreguiz, la joven santafesina de 22 años que falleció siete días después de infectarse de Covid-19, conmueve a toda la ciudad de Santa Fe.

La historia de Lara expone el serio problema que enfrentan los pacientes que requieren y necesitan de una internación en algunos de los hospitales públicos de la ciudad, efectores que se encuentran con una ocupación casi total.

Información a la que pudo acceder UNO Santa Fe, revela que este domingo por la tarde solo quedaban tres camas críticas disponibles en la capital provincial entre los efectores públicos que brindan atención a pacientes Covid-19.

LEER MÁS: Conmoción por la muerte de una joven de 22: "Es impresionante lo que avanzó el virus en dos días"

Había ocupadas 109 de las 112 plazas de terapia intensiva con respirador que se encuentran operativas. Una cama disponible por hospital: una en el Iturraspe, otra el viejo Iturraspe y una más en el Cullen.

El sector privado se encuentra menos tensionado, con 55 camas ocupadas con respirador sobre un total de 90 (una ocupación del 61 por ciento)

Cabe aclarar que Lara pudo ser atendida, primero en sala general y luego en terapia intensiva; pero sin antes tener que aguardar mucho tiempo en el efector para ser diagnosticada y de tener que regresar incluso a su domicilio.

"Sanitariamente la situación es súper compleja”, apuntó la propia ministra de Salud Sonia Martorano. El 22 de abril, en la provincia había internadas en terapia intensiva 221 personas, de las cuales 201 debían recibir asistencia respiratoria mecánica. Un mes después, el sábado 22 de mayo, se relevaron 346 pacientes en terapia; un crecimiento superior al 56 por ciento (316 reciben asistencia respiratoria mecánica)

En el mismo lapso de tiempo Hace un mes había en toda la provincia 346 pacientes internados en sala general; cuatro semanas después, el Ministerio de Salud informó 487; un crecimiento superior al 40 por ciento.

El triste desenlace de Lara Arreguiz

En este difícil contexto, la muerte de Lara conmociona a la región. Con 22 años no pudo resistir el coronavirus, y en una semana su vida terminó. Falleció este viernes en el ex hospital Iturraspe, luego de haber sido intubada.

Alejandro, su padre, relató todo el camino que hizo la familia para que la joven pueda tener una atención adecuada y las dificultades con las que se encontraron.

Arreguiz vivía en Esperanza por ser estudiante en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNL. Además era voluntaria de la organización S.O.S. Caballos en la ciudad de Santa Fe. Según su padre, la joven era insulino dependiente y comenzó con síntomas el jueves 13.

"Tenía tos y llamó a su mamá para que la vaya a buscar. La trajimos a Santa Fe y la mamá le hizo unas nebulizaciones y unos pafs, pero seguía ahogada. La llevamos al protomédico, ya que en los sanatorios si caes con síntomas ni te atienden. En el protomédico la sentaron en una silla de ruedas como cuatro horas porque no había camas, le hicieron placas y dieron turno para el domingo hisoparla. La llevamos de nuevo a casa", recordó Alejandro en diálogo con el portal InfoMercury.

Luego de esa primera atención, Lara dio Covid positivo. "Las placas dieron pulmonía bilateral, en solo dos días era impresionante cómo avanzó y le tomó ambos pulmones, por eso se ahogaba. Ahí nos dijeron que la llevemos a casa y que sigamos con nebulizaciones, que consultemos en el Iturraspe (nuevo) si había camas. Fuimos a casa, y se volvió a ahogar. Así que fuimos al Iturraspe y estaba lleno de gente, nadie nos atendía, hasta que ella se descompensó y cayó al suelo.

Ahí fue cuando un médico o enfermero que pasó, la levantó y se la llevó a la guardia. Ahí le administraron oxígeno y se calmó. Pero nos dijeron que no había camas, así que estuvo hasta las 21 en la guardia hasta que nos avisaron que en el Iturraspe Viejo había una cama para ella, la llevaron en ambulancia para allá y la pusieron en una sala común covid".

Embed

"Al día siguiente la pasaron a una sala intermedia para controlarle la insulina mediante una bomba de hidratación para controlar los niveles de azúcar. Las enfermeras nos decían que nos tranquilicemos, que ella era una chica joven y fuerte. Yo la iba a visitar todos los días, solo 15 minutos mediante una ventana, muy duro verla ahí sola sin poder hacer nada. La mamá estaba aislada con Covid y no podía visitarla. El jueves 20, me mandan mensaje desde el Hospital preguntando si no quería ir a verla un ratito. Me pareció raro, olía que algo malo podía estar pasando. Ella era súper pegada a mí, me había pedido que le lleve manzana rallada, una musculosa y una toalla. Así que preparé un bolsito y me fui para allá. Cuando llegue estaba de costado, muy mal, con una máscara de oxígeno. Me miraba y me hacía señas que estaba ahogada. Cerraba sus ojitos, yo me quebré, no podía verla así. Vinieron unos enfermeros y me dijeron que ella me tenía que ver bien. Que me vaya a casa y que le avisaban novedades a su mamá", describió el papá de la joven.

lara1.jpg

Y siguió relatando que al llegar a su casa le avisaron que Lara habían pasado a terapia y que la habían entubado. "Ahí el mundo se me vino abajo. Nos volvieron a decir que nos quedáramos tranquilos, que era joven, que iba a salir adelante. Pero anoche, a las 3 de la mañana nos avisaron que falleció. Era un ángel, una chica sin maldad. A mi se me murió un hermano, pero mi mamá siempre me decía, no hay dolor como la muerte de un hijo, y es así, tal cual, un dolor en el alma que asfixia. Conmigo era seria, media seca, pero yo se que me amaba, ella era mi debilidad. Después de que nos avisan sobre su muerte, tuve que ir hasta Sentir, al llegar me pidieron su DNI. La mamá me dijo que estaba en su mochila, así que otra vez me fui hasta el Iturraspe a buscar sus pertenencias. Estaban dentro de una mochila. Cuando meto la mano para buscar el documento, encuentro cuatro fotos mías, con ella, me mató, no se porque las llevó, quizás se la veía venir o tenía mucho miedo", recordó Alejandro, sobre la muerte de su joven hija.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario