Enfermedades respiratorias

El Hospital de Niños con capacidad colmada por las enfermedades respiratorias

Como en años anteriores, se debieron sumar nuevas camas. La falta de enfermeras pediátricas generan demoras en la apertura de nuevos espacios de internación.

Lunes 01 de Julio de 2019

Las enfermedades respiratorios hicieron que en el Hospital de Niños de la ciudad se trabaje a cama caliente. Desde la dirección del nosocomio advierten de que no se trata de algo extraordinario, aunque reconocen el incremento de pacientes en la guardia y en el sector de internación.

El Orlando Alassia debió abrir nuevos espacios para la colocación de camas. Cuenta en la actualidad con un total de 210 camas disponibles. También debió incrementar la capacidad en el área de terapia intensiva en un 50 por ciento, pasando de 12 a 18 camas.

El director del hospital, Dr. Osvaldo González Carrillo, destacó un "aumento de las consultas de cuadros respiratorios". Precisó que los mismos representan el "90 por ciento" del total de consultas e hizo hincapié en "los cuadros de bronquiolitis registrados en menores de dos años".

"La semana pasada comenzamos a tener un aumento en la internación de estos pacientes. Por eso empezamos en forma gradual a incrementar el número de camas en el hospital", apuntó.

En ese sentido, manifestó: "Nosotros aumentamos el número de camas en 20 y así superar las 210. Lo hacemos todos los inviernos, en forma gradual, vamos aumentando el número en relación a la demanda que haya".

En declaraciones a la emisora LT10, González Carrillo describió que uno de los problemas a la hora de abrir nuevos espacios de internación se da en la dificultad para conseguir personal de enfermería.

"Se demora un poco porque no es sencillo conseguir el recurso humano adecuado. El mayor problema es de enfermería. Se da el permiso de aumento de enfermeras por parte del Ministerio pero el problema es conseguirlas; sobre todo el área de pediatría. No es una especialidad que lo hagan todos, no cualquiera puede hacer atención pediátrica", precisó.

En esa línea, reconoció que "a veces se demora un poco la apertura de nuevos espacios. El sector que está sobre calle Lamadrid lo demoramos tres o cuatro días por la cuestión de no contar con atención adecuada".

En relación a la demanda de atención de otros años, el titular de la institución comentó: "Hasta hoy estamos exactamente igual. No varía la cantidad de pacientes, incluso con un aumento a partir de hoy (viernes). Este año empezó mas tarde que el año pasado".

Cómo prevenir

Para prevenir la enfermedad se recomienda fortalecer la lactancia materna; tener el esquema de vacunación al día; y que los niños menores de dos años reciban las vacunas BCG y anti hepatitis-B (al nacer), Salk/ Sabin, pentavalente, antineumocócica 13 valente, rotavirus, meningococo, triple viral, anti hepatitis-A, varicela y entre seis meses y dos años dos dosis de vacuna antigripal.

Ademas, generar ambientes libres de tóxicos, evitar el humo de cigarrillo que disminuye el funcionamiento de las defensas del aparato respiratorio en los niños más pequeños y cuidar el aire interior de las viviendas evitando el humo de leña.

También ventilar las habitaciones, lavarse frecuentemente las manos al regresar luego del trabajo, escuela o salidas; evitar llevar los niños a ambientes cerrados con mucha gente, ya que en estos espacios se favorece el contagio de infecciones respiratorias y consultar inmediatamente al médico o concurrir al centro de salud más cercano si el niño está enfermo, no dejar de amamantarlo y bajarle la fiebre.

Cuando un niño se enferma es el médico quien debe determinar el tipo de enfermedad, el tratamiento y las recomendaciones a seguir, se debe mantener permeable la vía aérea (aspiración de las secreciones, antes de alimentarlo si hay obstrucción nasal), se debe dormir o descansar en posición semincorporada / semisentado y la alimentación debe ser fraccionada (poco y a menudo).

Por último, si la respiración del bebé o niño se hace más rápida y aumenta la tos, si es ruidosa con silbidos (sibilancias) o hace pausas, si al respirar se le hunden las costillas, si tiene dificultad para alimentarse o para conciliar el sueño y si tiene la piel azulada o muy pálida, se debe actuar con urgencia y concurrir a un centro de salud más cercano.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario