Secciones
cuarentena

"En los barrios populares hay que salir a trabajar día a día para llevar el plato de comida"

Militantes sociales hablan de la extensión del aislamiento social, preventivo y obligatorio y cómo se aplica en los barrios

Miércoles 08 de Abril de 2020

El aislamiento social, preventivo y obligatorio no se llevó adelante de la misma manera en todos los barrios de la ciudad. Las postales de las avenidas del norte y del oeste se vieron con frecuencia con titulares que advierten el incumplimiento y se ponen en comparación con las zonas más acomodadas de Santa Fe. Pero hay distintas realidades por los cuales las cosas se fueron dando de este modo. A su vez el acatamiento no fue una constante, sino que tuvo sus picos y motivos. Las organizaciones sociales pusieron el cuerpo ante la desorganización estatal y la respuesta tardía a problemas estructurales profundos que resaltan de manera exponencial con una emergencia nueva, la sanitaria, que se suma a la alimentaria y a la falta de empleo formal que ya venían combatiendo.

La Poderosa tiene un comedor solidario y varias cooperativas de trabajo que capacitan y emplean a muchas vecinas y jóvenes en J. J. Paso 3971, del barrio Chalet. María Claudia Albornoz, su referente, relató a UNO Santa Fe: "En la cuarentena fuimos pasando por distintas etapas. Al principio fue bastante caótico. En los barrios populares hay que salir a trabajar día a día para poder llevar un plato de comida. A veces era muy difícil que lo entiendan otros sectores porque tienen otras posibilidades o privilegios como poder quedarse en la casa, poder llamar al supermercado y que les traigan las cosas o hacer la compra de una semana. En las barriadas más pobres eso no pasa, sino que la comida se compra cada día".

•LEER MÁS: Aumentó casi un 40 por ciento la asistencia a comedores y merenderos de la ciudad

Albornoz describe que en el comedor que funciona los domingos se incrementó enormemente la demanda desde el inicio del aislamiento por lo que comprendieron rápidamente la necesidad que había de comer. "Si no pueden salir, no pueden comer", deja en claro. Y relata que esa situación "fue bastante desesperante" y que "por suerte y por desgracia fue la solidaridad la que llegó primero, como pasa siempre, antes que los gobiernos que son los que deben hacerse responsables". "Como pasó en el 2003", recuerda. Y reconoce que rápidamente les llegó dinero de diferentes organizaciones, "la Asociación Psicoanalítica del Litoral, fueron los primeros en aportar y después la Universidad Nacional del Litoral aportó mil raciones y eso fue en definitiva lo que hizo que nos podamos ir ordenando", apuntó.

Y agregó: "Entendimos también que tenemos una cooperativa textil, La Sublimada, y que los barbijos iban a faltar así que salimos solidariamente a llevar a Casa Cuna. Luego hicimos para nosotras y después pudimos salir a venderlos. Y eso permitió un aire distinto a los vecinos que tienen que hacer algo. Porque la cuarentena es muy difícil pasarla en casitas donde tenés chapa, la misma habitación dormitorio es también comedor y cocina. Entremedio tenés niños y niñas dando vuelta. Entonces pasar una cuarentena en un espacio muy pequeño y reducido se hace complejo".

• LEER MÁS: Postales de una ciudad que respeta cada vez menos la cuarentena

"Decimos que el trabajo es ordenador de la vida cotidiana. Nosotros trabajamos en la economía popular, que es día a día. Así, si reordenábamos el poder trabajar nos íbamos a aliviar un montón. La Sublimada hizo 2.500 barbijos y se los vendimos a la Municipalidad y eso nos puso en otro lugar. Ahora estamos haciendo las roscas de Pascua con otra de las cooperativas. También pudimos poner nuestros productos en mercados que son solidarios junto a la Unión de los Trabajadores de la Tierra y otras organizaciones. Ahí la gente empezó a comprar y nuestras vecinas pudieron organizar su vida en esta cuarentena trabajando. Así como otros trabajan en otros sectores desde la computadora", sostuvo.

"Nuestro homeoffice es tener las telas para hacer los barbijos, es la masa para hacer las roscas, teniendo todos los cuidados necesarios para no contagiarnos, cuidar a nuestras familias y al barrio. Por eso llegamos a los 20 días de cuarentena con tareas, con trabajo. Eso es ordenador y aliviador para las familias de Chalet".

la poderosa (2).jpg
La Poderosa se ubica en JJ Paso 3971.

La Poderosa se ubica en JJ Paso 3971.

En consonancia, Sebastián Saldaña de la Corriente Clasista y Combativa sostuvo a UNO Santa Fe que en las recorridas por muchos de comedores en los que trabajan en asistencia social en 17 barrios del oeste de la ciudad, la situación tuvo distintos momentos. "Lo que vemos es que una gran parte lo está cumpliendo pero muchas familias no. Entendemos que no tener patio, por ahí hace que salgan a la vereda a sentarse. O la imposibilidad de tener espacio dentro de sus casas y vivir hasta dos o tres familias dentro de un mismo hogar hace que se dificulte la convivencia entonces capaz andan en su barrio".

paciente cullen.jpg
Los dirigentes barriales y sociales se quejaron de los malostratos de la policía en los operativos para controlar que se cumpla con la cuarentena y el aislamiento social.

Los dirigentes barriales y sociales se quejaron de los malostratos de la policía en los operativos para controlar que se cumpla con la cuarentena y el aislamiento social.

"De todas maneras no vemos tanta circulación como en un primer momento, se fue tomando más conciencia. Creemos que en gran parte mucha gente se ve imposibilitada de garantizar la cuarentena. Estos refuerzos de ayudas alimentarias si bien vemos que se están dando, incluso las organizaciones estamos ayudando en el operativo en los que se da puerta a puerta, creemos que tienen que intervenir muchos más organismos del Estado como para que se llegue más inmediatamente. Eso hace que muchas personas tengan que hacer algo para llevar algo a su mesa", expresa.

La violencia de las fuerzas de Seguridad

La mayoría de los trabajadores de las cooperativas de La Poderosa pudieron readaptar sus tareas, no sin dificultades, al contexto de aislamiento. Pero muchas se vieron forzadas a cerrar o a pausar indefinidamente sus labores, es decir, su posibilidad de autonomía.

Varios jóvenes de Chalet, ante la realidad del desempleo, organizaron un lavadero de autos que funciona desde hace varios meses. "Llegó la policía que no entiende nada de lo que es la economía popular y realmente con tratos espantosos nos hicieron cerrar el lavadero. Fue un golpe duro porque los pibes no tienen ningún otro recurso. No tienen hijos así que no tienen la Asignación Universal, no tienen un montón de cosas. Lo único que tenían era el lavadero. La policía no entendió", contó Albornoz.

"Después le pedimos a la Municipalidad un permiso que tiene que ver con la economía popular y ahí pudimos reabrirlo. Por eso decimos que en la cuarentena el trabajo que no es desde una computadora sino que es manual, es pensar cómo nosotros podemos organizarnos para que nos cuidemos a nosotros, a los demás y no andemos por la calle arriesgando nuestras vidas y las de otras personas", agregó.

Por su parte, Saldaña, expuso al ser consultado por el accionar policial en el aislamiento: "Sabemos que es mucho más duro en el sector empobrecido porque hay mucho más autoritarismo y violencia. Tenemos vecinos a los que les han quitado las máquinas de cortar el césped, diciéndoles que se las van a devolver cuando termine la cuarentena. Vehículos también. Y a lo mejor en otros lugares no son tan autoritarios, es muy marcada la diferencia que se hace en relación a la violencia policial".

"Tenemos compañeros que están yendo todos los días al viejo hospital Iturraspe a hacer lo de la recuperación y sin embargo los han parado los han maltratado hasta que vieron el certificado. Vemos la diferencia entre los trabajadores humildes en relación a los del centro que ese nivel de violencia no se ve", dijo el militante.

La desigualdad del trabajo

La Coty es una cooperativa trans que comenzó a gestarse el año pasado, también en el marco de La Poderosa. Mediante arduas gestiones lograron acceder a equipamiento y en estos últimos meses estaban desarrollando capacitaciones para aprender a sublimar telas y emprender distintas ramas productivas. "Por más que estudiés no hay posibilidad de trabajo para nosotras.Es muy difícil. En mi casa terminé la secundaria, repartí currículums con mi hermana en los mismos lugares y a ella la llamaron de dos supermercados y a mí de ninguno", dijo una de las trabajadoras de La Coty.

la poderosa (1).jpg
Trabajadores y trabajadoras de La Poderosa, antes del aislamiento obligatorio.

Trabajadores y trabajadoras de La Poderosa, antes del aislamiento obligatorio.

"Las opciones son la prostitución o un trabajo en negro por una paga que no es proporcional en horas trabajadas, siempre en un contexto de marginalidad y precarización", relató a UNO Santa Fe Victoria Stéfano, referente trans de la organización sobre los motivos por los que buscan autonomía económica a través del emprendimiento.

Ahora por el coronavirus, todo ese proyecto está en pausa: "Tuvo los inconvenientes de los inicios, se estaban capacitando y eso sí se cortó. Porque no se puede capacitar en algo que es absolutamente manual como es la serigrafía. Y hasta que no se levante la cuarentena no se va a poder porque eso es presencial", dice Albornoz.

Pensiones Sociales Ley 5110

"Lo otro que es una infamia y hay que empezar a decirlo es sobre la pensión provincial de la Ley 5110", indicó Albornoz. Sobre las razones describe "que le obstaculiza a muchísimas mujeres poder cobrar otros beneficios, como los anunciados por Nación. "Esas mujeres por lo general están endeudadas en la 5110, porque la misma pensión te va dando créditos y es muy bajo el ingreso. En los momentos de crisis, del macrismo, se fueron endeudando. Hoy realmente tienen muchas dificultades y no pueden recibir ningún aporte de parte de la Nación, así que están en la lona", sostuvo.

Saldaña, coincide: "En una gran parte, han quedado afuera las mujeres que cobran la pensión 5110, que son madres solteras, no pueden acceder a ningún programa nacional. Y muchas cuidan ancianos o hacen algún trabajo doméstico y en este momento vemos que es una situación complicada. De mantenerse la cuarentena como se está planteando, el Estado tiene que llegar mucho más rápido para estas situaciones en particular. La 5110 y las de fondos de desempleos son beneficios provinciales que es incompatible con cualquier programa, ni a la AUH ni al IFE. Con la primera acceden a 4.500 pesos mensuales y es todo lo que pueden cobrar".

Extensión del aislamiento obligatorio

Sobre el anuncio de la continuidad de las medidas del aislamiento, Albornoz analizó que lo que se necesita es "acompañar la ayuda alimentaria que hay en muchas provincias y acá no ha llegado nada de Desarrollo Social de la Nación más que los bolsones que estuvo repartiendo el Ejército, quedaron muchos barrios sin esa ayuda".

"Los movimientos barriales tenemos anclaje en territorios empobrecidos porque el Estado se corrió. Entonces tenés la CCC, La Dignidad, Movimiento Evita, un montón de organizaciones que hace rato que nos venimos haciendo cargo de la emergencia alimentaria. Y tenemos convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de La Nación y hay mercadería que te bajan cada dos meses en Santa Fe", explicó.

Y agregó: "La última vez que la entregaron fue a principios de febrero y ahora en esta emergencia todavía esa mercadería no llegó a los movimientos sociales, como la comida y la leche de los merenderos. Es fundamental. Si la cuarentena se va a extender, los sectores más empobrecidos tienen que tener garantizada sí o sí la comida porque eso da una tranquilidad distinta a estar expectante al no poder salir".

Por su parte, Saldaña, acotó: "El Ingreso Familiar de Emergencia se anunció que la semana que viene estaría llegando, pero de igual forma si no se acompaña de otras políticas tanto provinciales como de Nación es insuficiente. Incluso familias que son beneficiarias de algunas asignaciones para que puedan garantizar la cuarentena dentro de su casa, muchas otras jefas de familia no han podido acceder a nada, ni siquiera a un bolsón de mercadería. Entonces no pueden quedarse en su casa porque intentan vender pan o algo que hayan producido".

En relación a los precios, dijo: "Por suerte en los mercados de cercanías no hemos visto grandes aumentos, pero muchos no tienen recursos para poder acceder. Sobre todo pañales, toallitas femeninas y elementos de higiene para las mujeres, que el gobierno debería incorporar. Nuestras compañeras lo vienen planteando en reuniones con el gobierno provincial".

En relación a los últimos días, Albornoz apuntó: "Ahora venimos bastante bien. Mirar el barrio es increíble porque la gente está bastante adentro. Sobre todo en este momento en que sí llegó ayuda a los barrios empobrecidos. Porque al principio eran anuncios, hoy podemos quedarnos adentro con más tranquilidad porque tenemos la comida asegurada y los bonos de 3 mil pesos de la AUH. Se pudo acomodar la economía porque realmente el gobierno se hizo cargo y empezó a llegar esa ayuda. Tardaron 15 días, pero empezaron a venir. Aún falta como el Ingreso familiar de Emergencia que nadie sabe si los va a cobrar ni cuando. No se entiende nada lo que está haciendo el Ansés. ¿Cómo hacés para que una familia esté 20 días sin comer? Porque hay sectores que no reciben nada, ninguna ayuda social".

Empresas Sociales

Por último, desde La Poderosa reclaman que el gobierno provincial les reconozca la aplicación del Programa AcercaRSE - Acelerador de Empresas Sociales El Programa de Promoción y apoyo a Empresas Sociales de Inclusión en el que fueron incluidos el año pasado. El programa garantiza la formación e inclusión socioproductiva de personas en situación de vulnerabilidad social con el objetivo de lograr su autonomía a través del trabajo, a través del empleo en una Empresa Social de Inclusión o a través del trabajo autogestivo de forma individual o asociativa.

"Es fundamental para nosotros porque nos permitiría un mejor funcionamiento en nuestras cooperativas porque podríamos comprar todos los elementos que nos hacen falta, las herramientas para hacer un polo productivo. Para que puedan trabajar personas de todos los barrios aledaños además de Chalet como Arenales, San Lorenzo, Varadero y Centenario, más en esta crisis", concluyó Albornoz.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

Santa Fé

paraná

Policiales

Ovación