Santa Fe

Presentaron un proyecto de ley para combatir la violencia machista en la policía

Establece la conformación de un centro integral de acompañamiento y apoyo destinado a las agentes policiales y del Servicio Penitenciario de la provincia que hayan sufrido discriminación o violencia machista en el ámbito laboral

Domingo 07 de Julio de 2019

Este jueves se presentó el proyecto de ley de creación del Centro Integral con Perspectiva de Género para Mujeres Policías y Penitenciarias (CIPGEN), en la Legislatura provincial. La normativa es autoría de la diputada Alicia Gutiérrez y fue elaborada junto a la Red de Mujeres Policías de Santa Fe. Estuvieron presentes diputados provinciales de todos los bloques.

El proyecto busca que se conforme un centro integral de acompañamiento y apoyo destinado a las agentes policiales y del Servicio Penitenciario de la provincia que hayan sufrido discriminación o violencia machista en el ámbito laboral. La iniciativa surge a partir de cientos de mujeres que vienen denunciado situaciones cotidianas que padecen dentro de las fuerzas de seguridad, que van desde injusticias a la hora de tomar licencias, acceder a ascensos, realizar las mismas funciones que sus compañeros varones, hasta acoso sexual y otros tipos de violencia de género.

Experiencias

Llegar a la elaboración de un proyecto de ley fue un largo camino para las policías que al ver el estallido de los movimientos de mujeres empezaron a ponerle palabras a las situaciones de injusticias cotidianas que padecen en el ámbito laboral y, luego, a organizarse. Una nota periodística que describía abusos dentro de las fuerzas de seguridad de Santa Cruz derivó en que se cree una red donde mujeres policías de todo el país comenzaron a comunicarse. Allí, más de treinta santafesinas se encontraron y pensaron estrategias para que se cumpla la Ley de Protección Integral para las Mujeres 26.485 dentro de la policía de manera específica, para que combatir la violencia machista se convierta una política institucional.

"Es una violencia increíble", relata a UNO Santa Fe Tania, una de las referentes de la red de mujeres policías. Describen múltiples situaciones de acoso, maltratos, hostigamiento y hasta abuso sexual que han detectado dentro de las fuerzas que resultan difíciles de denunciar dentro de la estructura por la complicidad entre varones. "No respetan la maternidad. Lo que ellos ven es que tenemos hijos para poder tomarnos cuatro meses de vacaciones, y cualquier madre sabe que eso no es así para nada. Tampoco respetan que hay muchas que son madres solteras, sostén de familia y piden pases cerca de su domicilio, no a lo mejor en la misma localidad pero si cerca, y las mandan cada vez más lejos. Tampoco respetan las horas de amamantamiento, ni deja que en esas horas en las que están de guardia puedan amamantar ni 15 minutos a sus bebés", describe la referente.

Y agrega: "Tenemos un compañera que antes de reintegrarse pertenecía a San Lorenzo y ahora la mandaron a Carcarañá. Son dos horas de colectivo más, encima no tiene portación de arma así que tiene que pagar como un civil así que gasta más de dos mil pesos por cada día que tiene que ir a cubrir el servicio. Eso hace que cada vez más las chicas estén cada vez peor anímicamente, muchas piensan en pedir la baja. La verdad es que es terrible. Otra es el techo de cristal y el piso pegajoso que es que no respetan que hay compañeras que si se han instruido muchísimo. Tenemos una compañera muy preparada que es perito criminalístico de bomberos, cuando la llaman desde la Policía de Investigaciones tiene que ir pero no la dejan ser jefa. Y su superior no tienen ningún título. Y así venimos".

La red contiene hasta el momento más de 150 uniformadas de distintas jerarquías de Santa Fe, Rosario, San Lorenzo, Santo Tomé, Helvecia, San Javier, Roman, Reconquista y Vera, entre otros lugares. Sobre los avances que han logrado a partir de la organización, Tania cuenta: "pudimos tener reuniones con diputados que no pueden creer lo que les contamos. Son un montón de casos, todos así. La persecución es terrible. Leandro Busatto por ejemplo hizo un pedido de informe sobre cómo están las mujeres en la policía. Y Alicia Gutierrez el proyecto de ley".

"Necesitamos que se cree este Centro Integral de atención por afuera de la fuerza porque siempre existe el miedo al amiguismo de algún jefe o conocido que no se trabajan las cuestiones de violencia de género como corresponde porque más allá de lo que pasa en el trabajo después esa violencia se traslada a lo familiar. Hoy, la única que tenemos es sacar carpeta psicológica por todo. No podés ser madre y policía, por un problema familiar tenés que estar loca. Es lo único que nos da un poco de margen de tiempo para poder ocuparnos de nuestras realidades", lamenta Tania.

El proyecto para que el Centro Integral sea una realidad

La diputada provincial, Alicia Gutiérrez, presentó el proyecto de ley en la Cámara de Diputados en mayo de este año. Se busca crear el CIPGEN, en que se recibirán las presentaciones "que realicen las mujeres pertenecientes a las fuerzas, que presuntamente se encuadren en hechos de discriminación, violencia o cualquier otra situación relacionada con cuestiones de género que se susciten en el ámbito laboral". Además, de ser ley, se contemplarán "situaciones que se produzcan en el ámbito doméstico cuando la víctima sea sujeto de la presente ley y el agresor sea personal perteneciente a la misma institución".

“En los últimos tiempos, en el país y en distintas provincias, las mujeres han visibilizado situaciones que padecen cotidianamente dentro de las fuerzas de seguridad y se han organizado con el objetivo de formar redes de autoprotección ante estas conductas patriarcales y machistas. Son ámbitos donde persiste una cultura verticalista y patriarcal muy fuerte, que naturaliza la discriminación y la violencia. Las mujeres no se atreven a hablar o a denunciar por temor a represalias”, explicó Gutiérrez.

Según explicó Gutiérrez a UNO Santa Fe, que el CIPGEN estaría bajo de la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. "Venimos trabajando desde hace dos años con mujeres policías. La intención es que puedan recibir las presentaciones, brindar asistencia y acompañamiento jurídico y psicológico. Por otro lado hacer un registro, estadísticas e instar al Ministerio de Seguridad para que cese la violencia de manera inmediata por el motivo que sea. Empezaríamos con un centro en cada región de la provincia, serían cinco, en primer lugar Rosario y Santa Fe. Tiene que tener como condición que el CIPGEN es que quienes trabajen dentro no pueden haber sido ni ser integrantes de la fuerzas de seguridad", dice Gutiérrez.

En relación a la situación actual, Gutiérrez apunta: "Si vos dejas las presentaciones en el Ministerio de Seguridad no pasa nada porque, a lo sumo alguno podrá llegar a alguna sanción, pero en general no se los sanciona ni se los separa del cargo a los victimarios. Son mujeres policías o penitenciarias que me traen víctimas que algunas han sido abusada, otras golpeadas adelante de sus compañeros y nadie quiere abrir la boca, que son sancionadas y se vivís en Vera te mandan en Rufino, y cosas así. También si son madres de hijos pequeños las mandan lejos o cuatro días fuera de su casa como castigo o con guardias extendidas en horarios. Como forma de sancionarlas se recurre a esos métodos. En muchos casos que acompañé, incluso hablando con fiscalía y preparando todo, no se animaron a hacer la denuncia con personal idóneo del MPA".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario