Santa Fe

"Somos una nueva generación de dirigentes que pone lo colectivo por encima de lo individual"

Así se expresó el diputado radical Sergio Basile en una entrevista donde cuenta sus comienzos en política, el panorama provincial, la relación con el Ejecutivo y la pandemia

Miércoles 12 de Enero de 2022

Sergio Basile, más conocido como “Checho”, es nacido y criado en la ciudad de Santa Fe. Integra el espacio UCR Evolución que tiene como principal referencia a Martín Lousteau a nivel nacional y es parte del bloque que lidera Maximiliano Pullaro en la Cámara Baja provincial.

Se define como Alfonsinista desde la cuna -nació en el 83- y milita en el partido de Alem desde sus 12 años. Sostiene que las juventudes son las que tienen que ser parte del cambio en el país: “las que deben involucrarse para construir una sociedad en la que quieran vivir y convivir”.

- ¿Cómo nace tu acercamiento a la política?

- Empecé gracias a mi hermano que militaba en la juventud radical a sus inicios y siempre en el partido. Siempre fue una manera de relacionarnos entre nosotros. Él me lleva más de 16 años y siempre fue una figura de referencia. Él militaba en un espacio que tenía representantes importantes en la ciudad de Santa Fe y me motivaba a participar en política. Arranqué más o menos cuando tenía 12 años, lo ayudaba a repartir volantes, a escribir cartas a afiliados de la seccional sexta, pintando paredones a la noche y yendo a encuentros. Me fui contagiando de lo que hacían, de los posicionamientos que tenía el radicalismo de esa época, siempre con el espíritu de la rebeldía de la juventud. Lo importante es que fue la motivación para estar ligado a él y a la política, hoy es un orgullo trabajar junto a él.

- ¿Cuándo decidís involucrarte?

- Si bien después de la crisis del 2001 hicimos varias actividades con diferentes grupos de la juventud radical, en el 2003 fue el punto de inflexión, con la inundación de la ciudad. Ahí sentí que tenía que participar activamente para cambiar la triste realidad de la gente y para demostrar que las cosas se podían hacer mejor. La juventud me abrió las puertas y a partir de ahí comencé la militancia desde la base, conociendo la ciudad, recorriendo calle por calle y casa por casa. La campaña más significativa fue la del 2005 cuando le ganamos al peronismo en las legislativas de la ciudad con Jorge Henn como candidato a concejal. Ahí pintamos paredes, recorrimos los barrios entregando cara a cara la propuesta, era hermoso estar con un grupo de militantes que se bancó las noches, el frío, siempre convencidos de ser una alternativa para la ciudad. Para mi la juventud es eso y mucho más; es un bastión de la política, son el futuro, los que deben liderar las luchas de los derechos a conquistar para tener una sociedad mejor, deben tener un rol activo y hay que saberlos escuchar, siempre tienen algo por decir y aportar.

- ¿Cómo ves el panorama económico y político provincial?

- Realmente muy preocupante. Como radical siempre pregonamos la institucionalidad, la transparencia, la austeridad y los valores de Raúl Alfonsín. Sin embargo, la mala gestión de Perotti es todo lo contrario a lo que defendemos. Lo que avizoro es la permanente incertidumbre, la falta de planificación y de una estrategia clara, de no saber hacia dónde vamos.

-¿Crees que la pandemia fue un factor relevante?

La pandemia develó la falta de capacidad en los equipos de trabajo que deben sobrellevar este tipo de situaciones difíciles.

El ejecutivo se la pasó esperando a último momento para tomar las decisiones, o demorando algunas resoluciones centrales, llevando hasta el hartazgo y el agotamiento a los sectores productivos y comerciales. Realmente no veo una salida inmediata, por el contrario, se siguen sosteniendo los mismos caminos y líneas desde que asumió Perotti. Hizo cambios en el gabinete, por ejemplo, en el Ministerio de Gobierno, el principal que tiene que articular políticas con la legislatura y nunca encontró el rumbo.

No hay un planeamiento. El mejor ejemplo es lo que sucedió esta semana con la Billetera Santa Fe. Anunciaron modificaciones inconsultas con los sectores participantes y a último momento tuvieron que dar marcha atrás con las medidas. Son improvisados.

Estábamos acostumbrados al gobierno del Frente Progresista que trabajaba con líneas claras en distintos rubros: el Vuelvo a Estudiar en Educación; el Plan Abre en Obra Pública; el Ingenia desde Desarrollo Social, un programa apuntado a los jóvenes para que tengan posibilidad de inserción laboral y social; apoyo constante a los clubes, por mencionar algunas.

Actualmente este gobierno apuesta a la discrecionalidad en el uso de los recursos y a priorizar el aumento del plazo fijo en el banco.

- ¿Qué te preocupa de cara al 2022?

- Lo que me preocupa este año es justamente lo que veníamos hablando: la falta de planificación, de estrategias y sobre todo un rumbo claro de hacia dónde vamos como provincia. También me preocupa la situación institucional cuando la vicegobernadora y el gobernador tienen internas y dirimen sus diferencias en distintas listas. Eso realmente habla de la poca claridad en el seno del gobierno y del desgaste que representa entre el gobernador y su segunda; sin analizar el poco respeto a la voluntad popular de la gente que los eligió como fórmula para la dirigir los destinos de la provincia.

La pandemia puede llegar a ser un factor, pero no tiene que ser el factor fundamental, tiene que ser parte del aprendizaje y las políticas tienen que estar aggiornadas al contexto. Situación que, hasta ahora, ni los equipos de Perotti, ni el mismo gobernador, que siempre va detrás de la urgencia, pudieron solucionar de manera eficiente.

Ahora estamos transitando una nueva ola de contagios de covid e indudablemente el apoyo a la salud deja mucho que desear. Hace un año los aplaudimos y ahora sufren las consecuencias de un Estado improvisado. Vivieron condiciones paupérrimas, desbordados de trabajo, nunca hubo un aumento de sueldo, nunca una decisión clara de apostar a que podamos tener un sistema de salud fortificado. Estoy completamente seguro que sin el sistema de salud que dejó el Frente Progresista Cívico y Social, la pandemia hubiese sido mucho más difícil de transitar.

- Después de las elecciones pasadas ¿Hay posibilidades de armar un frente amplio?

- Tenemos que generar un espacio que tenga un proyecto político de ciudad y de provincia que incorpore miradas de distintos actores, siempre teniendo como horizonte denominadores comunes en cuestiones de salud, de educación, de seguridad, de justicia y de producción. Sería muy enriquecedor tener la posibilidad de incorporar voces críticas que ayuden a conformar y componer un programa de gobierno para superar las dificultades y problemas que se ven en lo que va de la gestión del Frente de Todos. Lamentablemente, de cara al futuro, estoy convencido que van a existir consecuencias sociales y económicas de la falta de políticas públicas y vamos a ser rehenes de la pobre capacidad de gestión de un Estado que improvisó más de la cuenta.

- De la actividad legislativa ¿cuáles crees que son las discusiones que deben darse en diputados?

Todas. Todo lo que se discute en la legislatura es importante. Primero, porque hay diversidad de opiniones; segundo, porque indudablemente la legislatura tiene que participar en el debate de las cosas importantes; y tercero, porque hay sectores como el nuestro -UCR Evolución liderado por Maxi Pullaro- que tiene experiencia de gestión y siempre ha trabajado con mucho compromiso, presentando propuestas superadoras a las de un gobierno muy pobre de gestión. Esas discusiones van a ser muy importantes en la medida en que se puedan articular con la Cámara de Senadores para, de esa forma, aportar a una provincia mucho más fuerte y mejor.

- ¿Cómo ves la relación con el poder ejecutivo?

La relación siempre en expectativas y en la realidad fue de mayor a menor. Había una intención planteada en su momento y se fue cayendo como un castillo de arena. No hay diálogo ni interlocutores válidos. Aquellos que lo eran, terminaron renunciando a su cargo. Siempre hubo agresión permanente. Desde el primer discurso de Perotti a la fecha, primaron las descalificaciones a los dirigentes opositores; ni hablar de las investigaciones ilegales que están en la justicia y que esperamos se resuelva pronto conociendo realmente quiénes son los responsables de una de las situaciones más graves en la historia institucional de la provincia de Santa Fe.

Cada vez que se abre un canal de diálogo resulta ser fragmentado, no es continuo ni sólido, y eso hace que tengamos una pobre calidad institucional. Se hace el esfuerzo, se intenta proponer desde otro lugar, se los convoca a la legislatura para tener mayor información y en vez de haber un diálogo con altura, siempre son idas y vueltas con mucha agresividad. Lo más lamentable es que no hay voluntad del ejecutivo para que este esquema pueda modificarse en un futuro inmediato.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario