Santa Fe

Vacaciones en familia: consejos para elegir las mejores opciones

Qué hay que tener en cuenta al momento de planificar el esperado descanso de verano. Cómo se pueden equilibrar los deseos de adultos y pequeños sin tener miedo al aburrimiento de los niños.

Sábado 10 de Diciembre de 2011

El período de vacaciones de verano es uno de los más esperados por quienes durante todo el año se dedicaron a trabajar o estudiar. Pero coordinar qué quiere hacer toda la familia puede no ser tan simple, en particular, cuando los hijos de la pareja son pequeños. Uno de los principales miedos a los que se enfrentan los padres es a la posibilidad de que los niños se aburran o no puedan adaptarse al ritmo que ellos quieren tener durante las vacaciones. Frente a eso, la recomendación de los especialistas es perder el miedo, relajarse, organizarse y priorizar la diversión en familia.

La psicóloga María Catalina Gorosito y la psicóloga social Nancy Francalanza explicaron a Diario UNO que la clave para disfrutar las vacaciones en familia es perder el miedo a la posibilidad de que los chicos se aburran y disfrutar el momento aprovechando para conversar y compartir experiencias.

La clave es lograr una buena organización de las vacaciones sin que ello signifique mantener una agenda de actividades que resulte agobiante para niños o adultos. Al respecto, destacaron que las colonias de vacaciones son una muy buena opción si se ve que el niño o la niña disfrutan de las actividades que allí realizan pero que no son recomendables si suponen jornadas agotadoras y estresantes para los chicos.

Los cuidados

El momento de viajar hay que tener en cuenta qué destino se elegirá. En caso de ser una playa se deben tener en cuenta que, en los horarios donde el sol es más fuerte, los niños no podrán estar expuestos y que, en todo momento, deberán usar protección solar alta, además de gorros. En cualquier destino se deberán contemplar horarios de descanso para los pequeños. Lo importante es asegurarse de que cada uno podrá disfrutar de las actividades de ocio que le gustan como juegos, deportes o tomar el sol.

No hay que olvidar que el objetivo central es pasarlo bien en familia. Las actividades realizadas en conjunto como ir a la playa, pasear por las sierras o simplemente jugar a la pelota o tomar un helado, deben disfrutarlas todos. Se trata de una oportunidad única para fortalecer lazos y conversar sobre distintos temas que en el día a día quedan postergados.

Por último, los horarios no son tan importantes como durante el resto del año por eso no hay que preocuparse si un día el niño come más tarde de lo habitual, no se baña o se acuesta en un horario diferente. En lo que sí es necesario prestar atención es a la hidratación de toda la familia durante las jornadas de mucho calor y los cuidados, en especial, en las piletas y las playas.

¿Te gustó la nota?