Unión

La historia de Juan Carlos Portillo, la joya que tiene Unión

Juan Carlos Portillo, de vacaciones en su Puerto Rico natal, se refirió a cómo fue el camino hasta llegar a la Primera División de Unión.

Domingo 23 de Mayo de 2021

La política deportiva de Unión se basó en gran parte en la promoción de los jóvenes valores del club en la última temporada. De hecho, Juan Azconzábal pudo afirmar en el equipo a varios de ellos, entre los que se destaca el defensor Juan Carlos Portillo.

Juan Carlos Portillo se encuentra de vacaciones en su Puerto Rico natal (provincia de Misiones), donde habló con El Territorio, sobre sus inicios en el fútbol hasta llegar a afirmarse en la Primera División de Unión, que lo tuvo como uno de los jugadores más importantes de la última temporada.

Hijo de Leonardo y Julia, Portillo es el penúltimo de seis hermanos en una familia humilde pero con valores de primera mano. "Mi papá labura en un aserradero, mi mamá es ama de casa. Vivimos todos en una vivienda normal, de madera", inició la charla desde el barrio San Alberto, su cuna de siempre y a la que visitó aprovechando el permiso conseguido desde el club.

Mientras que sobre el por qué de su inclinación por el fútbol, Juan Carlos Portillo, clave en el Unión de Juan Azconzábal, destacó: "El que me lo inculcó fue mi viejo. Él es un tipo futbolero y estuvo haciendo el esfuerzo desde que era chico, plantó la semillita; más adelante asistí a la escuelita infantil 9 de Julio para empezar la etapa competitiva. Desde chico siempre jugábamos con mis hermanos en la canchita de tierra del barrio...de los siete días de la semana, dos eran de escuelita de fútbol y los otros cuatro de picaditos en la canchita o la calle...fue fútbol y fútbol".

LEER MÁS: Battión sobre su regreso a Unión: "No hay nada definido"

En 2015 Juan Carlos Portillo llegó a las inferiores de Crucero del Norte, que sería el inicio de un camino hasta llegar a Unión: "Me enseñaron a valorar las cosas pequeñas, desde chico entendí que tenía que buscar mi destino. Cuando subí a primera estaba Tarrito (Alejandro) Pérez como el referente defensivo en el sector derecho, no había recambio para ese puesto...entonces me acostumbré al perfil izquierdo; una vez que me acomodé se hizo todo más fácil. Tuve la oportunidad de jugar en el mediocampo en el Federal A, pero no me sentí bien, me di cuenta de que no era lo mío".

Sus buenas actuaciones despertaron el interés de los ojeadores. Portillo tuvo un breve paso por Deportivo Itapuense, en la segunda división del fútbol paraguayo, retornando al Colectivero para encarar la temporada 2019-2020. La pandemia llegó y Martín Zucarelli terminó siendo el nexo definitivo con el Tatengue, club que se quedó con el 85 por ciento de su pase.

Juan Carlos Portillo.jpg
Juan Carlos Portillo reveló que llegó a Unión por una gestión del exmanager Martín Zuccarelli. Foto: prensa Unión

Juan Carlos Portillo reveló que llegó a Unión por una gestión del exmanager Martín Zuccarelli.

Foto: prensa Unión

El 23 de agosto del año pasado Portillo llegó a Santa Fe en remís y pasó exitosamente la prueba. De la reserva a primera, casi sin mediar adaptación. Algo había despertado en el Vasco Azconzábal, quien lo hizo debutar en la elite el 28 de noviembre y nada menos que ante Racing. Hoy la joya se ganó un lugar en la defensa debido a su polifuncionalidad, el alto porcentaje de aciertos y su serenidad en momentos límite, características que lo convierten en pieza fundamental de Unión con apenas 16 partidos en el lomo.

"Uno piensa y se propone esos objetivos, después se van dando dependiendo de las circunstancias. Me imaginaba jugar en primera, eso era una motivación para seguir entrenando...se dio y estoy agradecido. La confianza del entrenador se construye día a día, hay que demostrarle de qué estás hecho, que puede contar con vos y estar presente. Son los detalles los que terminan formando los escalones para llegar al fin de semana y rendir el examen", destacó Juan Carlos Portillo sobre las claves de su gran momento en Unión.

Sobre lo que significa jugar en Primera División, con Unión, Juan Carlos Portillo reveló: "Se ocupan mejor los espacios, prácticamente los jugadores tienen los conceptos más claros y los van aplicando. Por otro lado la pelota se mueve más rápida por la calidad de pisos que tiene el fútbol argentino, eso hace que el juego sea más dinámico y no tan lento como en otras categorías. Le dan mucha importancia al trato de la pelota y la precisión es muy importante tanto en la práctica como en los partidos".

Juan Carlos Portillo.jpg
Juan Carlos Portillo destacó al Clásico Santafesino de Unión ante Colón como el partido que más lo marcó. UNO Santa Fe | José Busiemi

Juan Carlos Portillo destacó al Clásico Santafesino de Unión ante Colón como el partido que más lo marcó.

UNO Santa Fe | José Busiemi

En cuanto al partido que más lo marcó desde que juega en Unión, el Sicario Portillo afirmó: "Hasta ahora el más lindo que me tocó jugar fue el clásico de Santa Fe por la Copa de la Liga Profesional, sobre todo por el ambiente que se generó en la semana y las expectativas que se pusieron en ese partido... Me sentí muy bien y tranquilo en cuanto a los pases, así lo dicen las estadísticas".

Cuando se le preguntó cómo se define como jugador, el central afirmó: "La continuidad me permite imprimir tranquilidad en la defensa de Unión. Soy un jugador tranquilo pero al mismo tiempo me destaco por la agresividad, por la violencia y por la precisión en lo que hago; me equivoco pero no tanto".

LEER MÁS: Unión está pronto a iniciar la terminación de la bandeja

También se refirió al apodo de Sicario que le pusieron en Unión, y Juan Carlos Portillo contó: "El plantel me recibió muy bien desde que llegué. Ellos me dicen el ‘Sicario’ (entre risas). Había salido en una página de noticias por algunas jugadas violentas y quedó".

En otro tramo se lo consultó por sus objetivos en Unión, y opinó: "No espero nada. Me preparo para estar mejor y dejo que las cosas se vayan dando...como tiene que ser. Obviamente uno aspira a un lugar mejor donde se pueda seguir creciendo, pero eso se va dando día a día".

Por último hizo referencia al tatuaje de un reloj de arena en el cuello no deja de llamar la atención. Y la razón tiene que ver con sus convicciones. "Cuando lo vi no dudé... Significa que el tiempo se nos pasa muy rápido, volando; cada vez que me veo al espejo o que entiendo que lo estoy desperdiciando, me hace recordar lo importante que es”, cerró Portillo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario