Unión

Regala un tiempo

Más allá del valioso punto que sacó ante Tigre en Santa Fe, a Unión le cuesta jugar bien y conseguir resultados positivos en las primeras mitades, algo que solamente logró en el clásico, partido a domicilio.

Miércoles 02 de Noviembre de 2011

Leandro Buttarazzi

“No nos tiene que doler decir que ganamos un punto”, apuntó Juan Pablo Cárdenas. “Tuvimos una mala tarde y Tigre tuvo la pelota”; acotó Frank Darío Kudelka. Los mismos protagonistas reconocieron la superioridad que ejerció el equipo de Victoria, tal vez, después de Boca Juniors, el elenco que más lo superó en el presente Apertura, aunque el resultado final repartió unidades.

En casi todo el desarrollo, a la formación tatengue le costó hacer pie. No pudo recuperar el balón, utilizar a Rosales, generar juego por las bandas y por contrapartida se vio desbordado desde todos los sectores, tuvo a Bologna y los palos como aliados para resguardar el empate más una rápida respuesta de Juan Pablo Avendaño, cuando Carrasco abrió el marcador. Hasta pudo ganarlo, con pocas situaciones pero fue otro pleito que concluyó con reparto de unidades en Santa Fe (quinto en siete presentaciones).

Le cuesta arrancar

Unión, San Lorenzo y Banfield son los tres peores equipos en rendimiento que tiene el certamen Apertura en los primeros tiempos. El Tate solamente superó 2-0 a Colón en la etapa inicial con aquella recordada ráfaga letal que tuvo los goles de Rosales y Montero.

Los otros goles que marcó en una etapa inicial, en 13 fechas, los cristalizó Pichi Rosales de penal ante Arsenal y All Boys. Es verdad que pocos equipos mostraron superioridad sobre los rojiblancos, pero muchos le llegaron con suma facilidad.

Esquema a aceitar

Cuando Kudelka resolvió volver a marcar con tres en el fondo, su premisa fue generar mayor volumen de juego, buscarle compañía al cordobés Rosales y conseguir en mayor medida situaciones de gol frente al oponente de turno.

En 270’ consiguió 5 puntos de nueve, generando la 2ª mejor mini racha desde la vuelta pero siguen sin coordinarse aspectos tácticos que dejan desprotegido a Bologna.

Los carrilleros (Fausto Montero y Jorge Velázquez) no terminan de entender cuando deben atacar y defender, Marcelo Sarmiento se debate en la intrascendencia y a veces contagia a Nicolás Bruna. Por su parte, Paulo Rosales debe retroceder demasiado y pierde chances de abastecer a los hombres de ataque que siguen sin desaparecer.

Barrales y Quiroga afuera por lesión; Juan Pablo Pereyra no termina de convencer desde ninguna posición y Fabricio Núñez, si bien fue resistido en muchos tramos por el público, al menos necesita confianza de movida por el DT para saber si puede o no ayudar al equipo.

Con Erramuspe para volver y Cárdenas recuperado de su lesión, tal vez el conductor rojiblanco piense nuevamente en variar el esquema y un par de nombres para recuperar la solidez y lograr que el Tate sea punzante en la línea de ataque.

¿Te gustó la nota?