2019

El desfasaje sumó una nueva estación en Rosario

Colón llegó a 8 partidos sin ganar en la Superliga, además de estirar a 23 los duelos sin sumar en condición de visitante. Asimismo, apenas sumó dos empates desde el arribo de Diego Osella.

Domingo 23 de Febrero de 2020

Los promedios aún siguen en una Superliga que parece tener fecha de vencimiento. Es que la puja con la AFA es cada vez más grande y no sería descabellado que toda la organización del certamen vuelva a la entidad madre del balompié nacional.

Es es un tema. El otro también es bueno recordarlo: Colón fue uno de los equipos que levantó la mano para que sean tres y no cuatro los descensos a la Primera Nacional, categoría que desde esta temporada instauró los descensos por puntos, sepultando la tabla de promedios.

Por eso, este presente rojinegro no es más que la consecuencia de un tobogán que nadie pudo detener. Casi que desde el amanecer de 2019 todo se empezó a tejer con diversos entrenadores. Julio Comesaña, Pablo Lavallén y ahora Diego Osella.

Resulta cada día más histórico el partido con Racing del 14 de mayo de 2018. Porque Eduardo Domínguez estaba más afuera que adentro. El equipo empezó perdiendo pero lo dio vuelta y ganó 3-1. Esa victoria le dio otra clasificación a una Copa Sudamericana donde es el actual subcampeón.

LEER MÁS: Colón volvió a entrenar pensando en Boca

Colón abrió varios frentes y solamente puedo llegar a la definición de Asunción. Pero todas las energías que puso en diferentes direcciones le fueron haciendo erosionar el promedio. Y desde el inicio de este año este plantel, con nuevo entrenador, eran conscientes que no había margen de error.

En muchas situaciones los números son la elocuencia de un rendimiento deplorable: Colón lleva 23 partidos de Superliga sin ganar afuera (5 empates y 18 derrotas). Si hay que ir un poco más atrás de Estudiantes (último triunfo oficial), habrá que repasar que en el certamen doméstico los rojinegros de los últimos 33 puntos, apenas reunió 5. Que perdió 8 duelos, varios ante rivales directos.

Boca y Talleres más 11 estaciones de Copa Superliga. Pero Colón de lleno en la zona roja. Sabiendo que lo principal es poder vencerse a sí mismo, a los medios, al ambiente desfavorable, a una desidia dirigencial cada vez más alarmante.

LEER MÁS: Osella: "Hicimos todo mal, retrocedimos mucho"

Creo que todavía los pocos dirigentes que son gobierno y pusieron absolutamente las fichas en el fútbol profesional, devastando el resto de las disciplinas deportivas, no imaginan lo que vendrá si verdaderamente esto termina como va camino a finalizar.

Por el momento, Diego Osella, lejos de revertir la delicada situación deportiva, en su comando el equipo profundizó su crisis. Con jugadores que llegaron pero todavía no rindieron. Todos corren, todos suman, todos dejan algo. El único es Colón. Patronato y Gimnasia pelean con sus armas. Aldosivi es el más entero y a Central Córdoba lo favorece su única temporada si saca buenos resultados para trepar rápido en su promedio.

Los empates ante Defensa y Racing, el único gol en los 450' oficiales de este proceso (lo anotó Morello que no juega) también grafican situaciones. La pendiente no tiene fin y asoma Boca, ni más ni menos, en un Brigadier López impaciente ante un público que ya no soporta más tanta indiferencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario