Colón

¿Será determinante el partido ante Boca para el futuro de Osella?

El entrenador se atrevió a hablar de su continuidad tras la derrota ante Newell's, en la previa de un duro duelo ante el Xeneize en el Brigadier López.

Martes 25 de Febrero de 2020

"Soy el responsable. En el análisis del partido nada me excluye a mí, es obvio, no me quiero despegar. Soy el primer responsable, está claro, si hace falta decirlo lo digo. El problema del presente nace del entrenador. Siempre genera dudas una actuación como la de hoy, no solo en mí sino a todos lo que nos toca vivir una situación así, ya que fue un partido totalmente deslucido nuestro. Lo más fácil es no hablar y luego que se especule, siempre hablo y estos golpes siempre generan duda, en el entrenador, en el futbolista. Pero yo estoy firme, llevo un poco más de 40 días, se hizo más duro de lo que pensamos. La impaciencia y locura de la gente, que puede trasladarse a los que mandan, hasta ahí uno llega. Yo lo analizo desde las dudas de que todo lo que planeamos no se ejecutó. Vivo pasando situaciones límites, y de la autocrítica e ir a fondo con el problema es de la forma en la que se sale", manifestó Diego Osella tras la dura derrota ante Newell's en el Coloso Marcelo Bielsa.

Lo concreto es que en lo que va de 2020 el entrenador no le pudo encontrar la vuelta a la crisis deportiva que atraviesa el plantel y que nació luego de la derrota ante Independiente del Valle, en la final histórica de la Copa Sudamericana, en La Nueva Olla de Paraguay.

Es que a partir de ese cotejo, el Sabalero disputó nueve encuentros, donde ganó uno (Estudiantes), empató dos (Defensa y Justicia y Racing) y perdió seis (Vélez Sarsfield, Aldosivi, Arsenal, Central Córdoba, Banfield y Newell's). En ese lapso el equipo convirtió seis tantos y le anotaron 16.

• LEER MÁS: Colón venderá generales para no socios y no habrá hinchas visitantes

En el último receso los dirigentes tuvieron la misión de buscar un nuevo entrenador, luego de haber decidido terminar con el ciclo de Pablo Lavallén, quien se sostuvo en su cargo debido a la gran tarea del equipo en la Copa Sudamericana y el buen andar en la Copa Argentina, donde quedó eliminado en los cuartos de final.

Luego de buscar varias opciones, donde se hicieron gestiones por Sebastián Beccacece, Ramón Díaz y Jorge Almirón, entre otros, se decidió por ir a la carga por el Loco Osella, quien había dejado una profunda huella en su paso en 2014, donde con un plantel de pibes que tomó y con un descenso casi consumado, dio pelea hasta el final, cerró una enorme campaña a pesar que no le alcanzó para mantener al equipo en Primera División.

Hasta aquí fueron cinco encuentros con el nuevo entrenador, donde el equipo fue dando pasos muy cortos en cuanto a recuperaciones en diferentes aspectos, como el defensivo. Es que antes del encuentro ante Newell's, Colón solamente recibió tres goles y el DT fue encontrando el equipo titular con las recuperaciones de varios jugadores que estaban lesionados.

Pero el cotejo ante La Lepra marcó un punto de inflexión, hasta para el mismo entrenador, quien no tuvo ningún reparo en admitir su responsabilidad en el momento del equipo, más allá que también reflexionó sobre diferentes cuestiones por las cuales el equipo se encuentra en un pozo futbolístico del cual no logra salir.

Es que a la temporada le quedan 13 encuentros, donde en la Superliga le quedan dos duros encuentros como ante Boca en Santa Fe y Talleres en Córdoba, mientras que luego llegará la Copa de la Superliga, donde le tocó la zona más dura y solo tendrá un rival directo en la pelea por no descender, que será Aldosivi, a quien enfrentará en el José María Minella de Mar del Plata.

• LEER MÁS: El plantel sabalero entrenó con custodia policial

Por eso el cotejo ante Boca podría ser determinante para el futuro de Osella, no solo por lo que pueda llegar a ser una decisión dirigencial sino también por la misma postura del técnico, quien ya le buscó varias alternativas al equipo y no consigue encontrarle la vuelta, con un equipo titular y un sistema de juego sobre el cual pueda afirmarse.

Pero más allá de la decisión de las partes, la realidad indica que fecha tras fecha Colón se muestra peor en la tabla del descenso, con lo cual de no tener el resultado esperado ante Boca no habría que extrañarse que la dirigencia o el mismo DT decidan dar por terminada la relación laboral, atendiendo a que todavía restan muchos partidos para finalizar la temporada y que un cambio den cuanto a la conducción técnica en muchas ocasiones suele ser el nacimiento de una recuperación futbolística.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario