Por el ataque en la autopista

Imputaron al comisario de la Federal baleado y quedará detenido por 90 días

Mariano Valdés y su segundo, Higinio Bellagio, fueron imputados de los delitos de encubrimiento y entorpecimiento de la investigación, mal desempeño en sus labores de funcionario público y alteración de la escena por el hecho sucedido en la autopista el 9 de septiembre pasado

Martes 24 de Septiembre de 2019

El exjefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal, Mariano Valdés, fue imputado hoy en los Tribunales de Villa Constitución por los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público, encubrimiento agravado por su condición de funcionario público, retardo de justicia, sustracción o inutilización de objetos de material probatorio y permanecerá detenido por espacio de 90 días, al igual que su segundo, el subcomisario Higinio Alberto Bellagio.

La investigación se basó en el testimonio aportado por Valdés en relación al ataque en el que resultó herido a balazos el pasado 9 de septiembre en la autopista a Buenos Aires, jurisdicción de Viila Constitución, y cuya veracidad fue puesta en duda a poco de conocerse la historia

La jornada tuvo un sobresalto momentos antes de la hora prevista de inicio de la audiencia, cuando el comisario Higinio Bellagio, al descender del vehículo que lo trasladaba, comenzó a los gritos: "Es injusto, negro. Quiero justicia, soy inocente. Voy a declarar. Es injusto lo que me está pasando. No tengo nada que esconder".

Minutos más tarde, la jueza Marisol Usandizaga consideró que el exjefe de la Policía Federal delegación Santa Fe no podía ignorar que no debían sacar elementos de la escena, e hizo hincapié en el bolso que pertenecía a Valdés y que desapareció del automóvil del jefe policial.

fiscales.jpg

En tanto, los fiscales Eugenia Lascialandare, de la sede de Villa Constitución, y el fiscal Matías Edery, de la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos, le imputaron a Valdés haberle hecho retirar a la oficial ayudante Rosana González del vehículo un bolso tipo deportivo que luego fuera tomado por el subcomisario Bellagio, a sabiendas de que dicho elemento resultaba evidencia de interés para la investigación.

Finalmente se le imputa haber omitido informar a la autoridad competente de lo realmente ocurrido en el intercambio de disparos, en la que faltando a la obligación de su cargo dejo de promover la persecución eficaz de los autores, no individualizando a los mismos pese a conocerlos, estando obligado a hacerlo en su condición de policía federal.

El pasado 9 de septiembre, el jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal, Mariano Ezequiel Valdés, denunció haber sido atacado a balazos cuando se dirigía desde la ciudad de Buenos Aires a la capital provincial. Según su testimonio, fue tiroteado en el kilómetro 256 de la autopista a Buenos Aires, a la altura de la localidad de Fighiera, a unos 40 kilómetros al sur de Rosario.

Sin embargo, y con el correr de las horas, las evidencias fueron dando otro tenor al relato del jefe policial. Todo indica que a la altura del acceso a Villa Constitución el auto se detuvo y allí se habría registrado un encuentro supuestamente pactado entre el comisario y gente aún desconocida.

Embed

Ese episodio terminó a los tiros. La mayoría de los vidrios del Ford Focus de Valdés fueron destrozados y el oficial recibió dos impactos: uno en la ingle izquierda y otro en el hombro derecho. Como pudo llegaron con su acompañante en el mismo vehículo hasta una estación de servicios de Fighiera donde pidieron auxilio.

Desde un primer momento, tanto Valdés como la suboficial Rosana González sostuvieron que resistieron un intento de robo al voleo. Y lo mismo repitieron ante la Justicia. Pero con el pasar de los días y los peritajes ordenados y supervisados por el Ministerio Público de la Acusación provincial, la causa tomó otro rumbo.

Embed

Así, ayer se conocieron los peritajes balísticos sobre el arma que portaba el comisario Valdés y se constató que el disparo que lo hirió en su ingle fue realizado con su pistola. Que el casquillo de esa bala se enterró en la banquina tras perforar el piso del auto. Y que hubo un intercambio de disparos en la parte trasera del Ford Focus donde Valdés habría mantenido una discusión con una a más personas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario