Pandemia

Rafaela: "Cometí un error, pero no hubo fiesta clandestina", dijo la delegada de Educación

La directora de la Regional III de Educación en Rafaela, Romina Indelman, renunció a su cargo. "Cometí un error y a veces los errores se pagan caro", admitió

Miércoles 22 de Julio de 2020

La ahora exdirectora Regional III de Rafaela del Ministerio de Educación, Romina Indelman, renunció a su cargo luego de haber participado el pasado lunes de una fiesta clandestina en un local gastronómico de esa localidad, con motivo de los festejos del Día del Amigo.

La situación polémica se dio a conocer a partir de la difusión de un video en la que se la ve bailando a Indelman junto a cinco amigas en la confitería “356” de Rafaela, pese a que ese tipo de encuentros están prohibidos por el protocolo de coronavirus vigente en toda la provincia y el país.

Inmediatamente, ni bien se difundieron las imágenes, provocaron enojo y repudio en Rafaela, ciudad de donde es oriundo el propio gobernador Omar Perotti y que lleva 90 días sin casos de Covid-19.

Embed

En el establecimiento se incumplió con el distanciamiento social, con un número de personas que excedió el doble de lo permitido, y no se respetó el uso del barbijo, según consignaron fuentes judiciales.

En uno de los videos de la fiesta que se viralizó a través de las redes sociales aparece bailando la directora de la Regional III de Educación de Rafaela, Romina Indelman, rodeada por otras mujeres, ninguna con barbijo. Según trascendió, varias de las participantes eran docentes. Se estima que el número de personas presentes en el bar era de alrededor de 300.

Me equivoqué, cometí un error”, sentenció Indelman en declaraciones radiales, aunque aseguró que en el lugar “nunca hubo una fiesta clandestina”.

La funcionaria comentó que era un grupo de siete amigas y que habían reservado una mesa en esa confitería rafaelina. “Lo que puedo contar es que se escuchaban distintos tipos de música, de un tipo abajo y de otro tipo arriba, pero nosotras no sabíamos lo que estaba sucediendo en el piso inferior. Cuando nos dicen que hay una mesa libre abajo, bajamos y dejamos las carteras y nuestros abrigos mientras pedimos la cuenta. Ahí fue donde aparece el video en el que estamos paradas alrededor de la mesa bailando con el mismo grupo de chicas con las que estuve sentada compartiendo toda la noche”, explicó.

Me equivoqué, cometí un error y por eso puse a disposición mi renuncia

No obstante, aclaró: “Asumo el error, sé que soy una funcionaria en un nuevo rol de educación y no debería haber sucedido. Yo enseguida me di cuenta de cómo afecta esto políticamente y a todo el Estado. Me puse en contacto con mis superiores, puse a disposición la renuncia, y estamos a la espera de una resolución”. El Ministerio de Educación ya le aceptó la dimisión.

“Cometí un error, me hago cargo, y a veces uno a los errores los paga caro. Creo que es un momento de reflexión, de análisis. Uno comete errores y no los subsana de un día para el otro. Seguramente me llevará un tiempo poder resarcir. Reconozco que no hice lo que correspondía, aunque no estuve toda la noche ahí bailando”, abundó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario