Santa Fe

Cerró el único comedor nocturno de la ciudad

Quedaron 300 personas sin cena de lunes a viernes en Santa Rosa de Lima. El comedor solidario funcionaba desde hace 24 años. Profundo dolor en el barrio

Miércoles 04 de Marzo de 2020

Es la primera vez en 24 años que el comedor de la vecinal de Santa Rosa de Lima cierra sus puertas. Cerca de diez vecinalistas y voluntarios colaboran de lunes a viernes para que más de 300 personas, en su mayoría menores de edad, busquen sus viandas en Tucumán 4550. Un plato de comida caliente, con fruta y un pan es lo que se daba cada noche. Se trata del único comedor nocturno de toda la ciudad y asistían vecinos de distintos barrios de Santa Fe. El desayuno, el almuerzo y la merienda se aseguran en la escuela u organizaciones sociales del barrio con copas de leche. La posibilidad de comer carne con verduras, algo más contundente y saludable, depende de la noche.

"Estamos muy tristes", dice Miguel Verón, presidente de la vecinal. Y explica sobre lo que los llevó a cerrar: "No da para más, ya no tenemos nada. El lunes dejamos las puertas cerradas. Es una lástima porque venía mucha gente. Nuestro barrio tiene gente muy humilde, con mucha necesidad, ya no tienen trabajo ni changas. Familias enteras iban al comedor y ahora se les cortó eso". Asistían personas de otros barrios, como de Villa Oculta, 12 de Octubre, Barranquitas y San Lorenzo.

Asimismo detalla: "Hace dos meses que no cobramos el Programa Social Nutricional (Prosonu). No lo depositaron, y bueno a la gente que le comprábamos la carne y la verdura no pudieron aguantar más ya que a ellos también les estaba yendo mal así que tuvimos que cerrar".

Embed

"La gente se sienta come, tiene su pan y su fruta cada día. Ahora les tuvimos que hablar, explicarles. Es duro para ellos, pero realmente no se puede. Estuvimos hablando con gente del gobierno pero hasta ahora no hay ninguna solución", agregó y confirmó a UNO que tienen una deuda que supera los 80 mil pesos. Es el monto mínimo que necesitan para solventar los gastos de cada mes. "Nos conocen y saben que de una manera o de otra, la vamos a pagar", sostuvo con preocupación.

Recordó además Verón que no es la primera vez que tienen problemas: "Estuvimos varias veces al borde, con complicaciones, pero nunca tuvimos que cerrar. Antes arreglábamos con los proveedores pero ahora no tienen margen para aguantarnos porque nos va mal a todos. La idea es que el comedor siga como estaba. Si mejora, mejor, pero tampoco pedimos tanto".

"La gente que trabaja en el comedor, no cobra un peso, nada. No tiene un plan, ni nada de eso. Hace bastante tiempo que están y todos trabajan gratis. Hacen la comida y se llevan la misma comida para su casa. No paramos nunca, no nos tomamos vacaciones, ni feriados. Es la primera vez en 24 años que tenemos que cerrar", lamentó.

Cómo colaborar

Aquellos que puedan colaborar con este sueño, pueden acercarse a Tucumán y Frenguelli o comunicarse al 342441 7110 o escribir un mensaje privado por Facebook haciendo clic acá. "La vecinal está abierta toda la tarde porque hay actividades para chicos como boxeo, así que estamos. Los esperamos", agregó Verón.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario