Santa Fe

El centro de salud lindante a un bar que pone la lupa sobre la ordenanza de nocturnidad

En la nueva ordenanza del ejecutivo no se plantea nada en cuanto a la separación geográfica entre centros de salud y bares. "Me cansé de hacer denuncias y manifestar mi crítica situación", sostuvieron.

Domingo 25 de Septiembre de 2022

La situación que vive día a día un centro de salud ubicado en Boulevard Gálvez al 1.500, en barrio Candioti Sur, viene siendo reflejado hace ya cinco años por sus directivos. Incesantemente todos los días se oyen ruidos de motores de cocina y música que no permiten el normal funcionamiento de un centro que atiende hasta 80 personas por día, en su mayoría pacientes con Alzheimer.

Lo más grave de la cuestión para los directivos del centro de salud es que el nuevo proyecto de ordenanza que pretende regular la nocturnidad en la ciudad de Santa Fe no hace mención a la separación geográfica que debería haber entre un bar, pub y una clínica, sanatorio o centro de asistencia.

La dueña del establecimiento destacó que el centro de salud hace once años que funciona en pleno barrio Candioti Sur y hace cinco que comparte la medianera con un bar.

LEER MÁS: Un Centro de Salud con pacientes con Alzheimer denuncia "ruidos insoportables" de un bar lindero

"No me incluyeron en nada como Centro de Salud. Hoy desde las ocho de la mañana tengo prendido un motor de cocina al lado que le tortura el cerebro a los pacientes y no me permite usar los tres salones de atrás", fue lo primero que mencionó Raquel Marconetti, directora del Centro de Día, haciendo mención al bar dispuesto contiguamente al centro de salud, molestando el tratamiento de los pacientes allí atendidos: "No pueden siquiera descansar", agregó.

Denuncias de un Centro de Salud por ruidos molestos desde un bar lindero 2

El lugar funciona de lunes a viernes de 7 a 19 y durante la jornada acuden más de 80 pacientes con distintas patologías, en su mayoría, personas que padecen Alzheimer.

Los pacientes son tratados por diversos profesionales de la salud como kinesiólogos, nutricionistas, psicólogos, psicomotricistas, terapistas ocupacionales entre otros especialistas.

Centro de día boulevard.jpg

El proyecto de ordenanza que envió el ejecutivo municipal al Concejo no plantea en ningún punto una normativa a establecerse en relación a una determinada distancia de separación entre una clínica médica o centro de salud de un bar.

LEER MÁS: La nueva noche de Santa Fe: actividades, habilitaciones y horarios

"Por si eso fuera poco, por la tarde, los empleados del bar ponen música a todo volumen mientras trabajan. Ya me cansé de hacer denuncias y manifestar mi crítica situación, pero la municipalidad mide los decibeles del bar en su horario nocturno y mi centro de día funciona con los pacientes hasta las 19", continuó agregando Raquel.

La Ordenanza municipal 9.263 plantea que se consideran como "ruidos innecesarios" el funcionamiento de cualquier tipo de maquinarias, motores o herramientas fijados rígidamente a paredes medianeras y/o elementos estructurales sin tomarse las medidas de aislamiento necesarias para atenuar suficientemente la propagación de ruidos y/o vibraciones.

Denuncias de un Centro de Salud por ruidos molestos desde un bar lindero

Consultada por su proceder ante este incesante hecho, Marconetti postuló: "Hago la denuncia al 0800 y desde el área de Control de la Municipalidad afirman que "no es verdad lo que dice la denunciante, ya que se han realizado varias mediciones entre partes y dentro del rango de horarios de 6 a 22 horas". Yo jamás recibí a un solo inspector en cinco años que vengo denunciando esto. Ellos no consideran como ruido molesto de 6 a 22 horas el motor de la cocina del bar".

"Es lógica pura la prohibición de un bar lindero a un Centro de Salud, pero evidentemente el sentido común escasea y el padecimiento diario lo sufren los pacientes y los profesionales que les brindan atención. Hace 11 años que el Centro de Día tiene la habilitación municipal y hace 5 años que estoy padeciendo una situación que ya no se soporta más desde que abrió el bar. Ya no sabemos a quien recurrir y no quiero tomar la medida de cortar bulevar Gálvez. Los vecinos estamos solos combatiendo con la nocturnidad y la falta de controles", finalizó Raquel Marconetti.

LEER MÁS: "Hay una deuda de la política de la ciudad con la normativa de nocturnidad"

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario