Se siente en la provincia el efecto de la crisis

Empleo: se siente en la provincia el efecto de la crisis

Desde la Unión Industrial de Santa Fe afirmaron que es una tendencia que se nota desde el último trimestre de 2018. El año pasado la caída de la actividad industrial fue de casi 4%

Viernes 15 de Febrero de 2019

“Venimos de un proceso de caída que es sumamente drástico”, fue la primera afirmación del presidente de la Unión Industrial (UISF), Javier Martín, a UNO Santa Fe, ante la consulta sobre la caída de la producción el año pasado. “A partir del primer trimestre de 2018 la industria ha venido en picada, con valores negativos crecientes. Todo comenzó con bajas del 1%, siguió con caídas de 5 o 6% y llegó al 15% en diciembre. Con lo cuál el proceso de degradación de la industria en Argentina, en general, para la mayoría de las ramas, ha sido sumamente profundo”, explicó Martín.

Según el informe de la UISF, correspondiente al cuarto trimestre de 2018, el nivel de actividad de la industria manufacturera en la región centro y norte de la provincia finalizó el año mostrando una notoria contracción de 3,9% frente al año anterior. En tanto, para dimensionar la baja, los datos de los últimos tres meses del año pasado hablan por sí solos: en octubre, noviembre y diciembre la baja fue de 9,6% interanual.

En ese marco, el empresario resaltó que esa situación aún no se ha visto aún reflejada en la pérdida de puestos de trabajo, “porque la mayor parte de las pymes tuvieron un efecto contención muy fuerte, pero a costa de comerse el capital de trabajo y los recursos financieros en un contexto de alta inflación, devaluación, aumento de costos, y tasas de interés por las nubes".

Esa situación no se puede mantener por mucho tiempo, y es por ese motivo que muchas pymes en la actualidad atraviesan un proceso de desfinanciación y en la mayoría de los casos tienen niveles de rentabilidad negativos, con una capacidad instalada en sus niveles más bajos de los últimos 20 años. En ese contexto, en algún momento el empleo iba a empezar a sentir el impacto de esa recesión en la provincia. Es precisamente lo que comenzó a notarse a finales de año.

“Muchas pymes pudieron hasta ahora mantenerse, otras entraron en procedimientos preventivos de crisis, pero el efecto sobre el empleo ya se empezó sentir en el último trimestre de 2018 y nosotros lamentablemente estimamos que se va a acentuar en los próximos meses”, vaticinó Martín.

Capacidad instalada casi como en 2001

Dentro del relevamiento de la UISF, se refleja también la disminución interanual en la utilización de la capacidad instalada en la industria regional que durante el cuarto trimestre de 2018 fue de 62,5%, un nivel claramente inferior al 66,8% observado en el mismo período del año 2017.

“Creo que para encontrar niveles tan bajos hay que ir a 2001 o 2002. En 2008 y 2009 tuvimos caída, pero para una crisis así hay que ir a 2001. Ésta es una crisis muy profunda en todos los sectores. Puede haber uno o dos en particular que estén con una situación mejor que el año pasado, pero la realidad es que el mercado interno se ha desplomado y eso también lo corroboran las cifras del comercio, del mercado, de las ventas mayoristas que han caído y no se recuperan”, reflejó y dijo que esa situación se verifica en Santa Fe en la cantidad locales que están en alquiler, o los grandes locales comerciales que han cerrado en los últimos meses.

¿Se terminó la soga?

Para las industrias, el empleo calificado es un recurso valioso y en contextos de crisis o caídas de la actividad, como por ejemplo ocurrió en 2008-2009, la mayoría de las empresas espera hasta lo último para desprenderse de personal. En ese sentido, el titular de la UISF, planteó que “despedir es sumamente costoso, no es una opción desde el punto de vista social y desde el punto de vista económico también es la peor opción en un momento en donde no hay recursos”.

“Con lo cual hasta ahora se ha conseguido mantener un nivel de empleo que no se condice con la crisis que está atravesando la industria. Eso ya se empezó a dar en los últimos meses del año pasado y el goteo se está haciendo cada vez más profundo y la pérdida de puestos de trabajo son cada vez mayores”, advirtió.

Consultado sobre el número de trabajadores despedidos, Martín dijo que no hay registros actualizados de los últimos dos meses, pero que el año pasado, las cifras manejadas a nivel nacional marcaban una caída de más de 100.000 puestos de trabajo y en la provincia unos 5.000 con pérdida de 440 industrias. Esto en los últimos dos años, siempre comparando valores interanuales.

De acuerdo a los datos publicados por la UISF en octubre de 2018, último dato disponible, se constató una disminución de 49.000 asalariados con respecto al mismo mes de 2017, y de 116.000 frente a octubre del año 2015. El actual conjunto de asalariados registrados en la industria Argentina se ubica incluso por debajo del nivel alcanzado durante la recesión del año 2009, revirtiéndose así, la fase de expansión del nivel de ocupación registrada entre los años 2010 y 2013.

Macri y la recuperación de la economía

Esta semana, el Presidente Mauricio Macri, en una entrevista radial concedida a FM Radio Pasión 96.5, de Buena Esperanza, San Luis, sostuvo que a pesar de los golpes recibidos, “la Argentina está en una mejor posición para encarar el futuro de lo que estaba en 2015".

"Hay sectores en dificultades porque estamos saliendo de todas las tormentas que enfrentamos el año pasado, con la sequía, el corte de crédito internacional a los países emergentes, pero estamos en una posición más sólida también en lo económico", manifestó y agregó que "ya está bajando la inflación" y "lentamente va a mejorar la actividad económica".

Consultado sobre las afirmaciones del mandatario, Javier Martín fue tajante: “Nosotros no vemos ningún indicio de que se vaya a recuperar”.

“Creo que hay expectativas en la cosecha. Lo que pasa es que la cosecha en términos de empleo, no mueve mucho, porque el campo en general emplea el 4,5% del total. El gran empleo está en la industria y el comercio y hasta que el mercado interno no se recupere esos sectores no van a recuperar su nivel de actividad”, indicó y agregó: “¿Hoy quién se financia con tasas del 40% o 50%? Es imposible. Entonces, así se recupere hay que ver si eso se transforma después en reactivación económica, porque el campo puede tener una buena cosecha, pero que eso motorice la economía en general hay que verlo. Yo creo que grandes inversiones sin financiamiento no se pueden hacer”.

Algunos datos del último trimestre

En un sondeo realizado en los primeros quince días de enero, el relevamiento de la UISF también mostró por cuarto trimestre consecutivo un deterioro en los niveles de demanda de las empresas. En cuanto a los pedidos de producción recibidos por las industrias santafesinas, más de dos terceras partes de las empresas dijo que se comportaron “de manera decreciente” y solo el 14% hizo una evaluación positiva de los pedidos.

El nivel de empleo industrial tuvo un descenso de 0,3% interanual y la porción de industrias analizadas que manifestó haber reducido su dotación de personal (38%) y sus horas extras (44%) resultó sustancialmente superior al grupo que incorporó recursos humanos (17%) y horas extras (6%).

Los asalariados registrados del sector privado en la industria argentina alcanzó en octubre de 2018 a un total 1.141.000, un nivel 4,2% menor en relación a igual período de 2017. En cotejo a octubre de 2015 la caída del empleo fabril trepó a 9,2%. La pérdida de empleo industrial muestra en los últimos meses una cierta aceleración interanual.

Acceder al informe completo
http://www.uisf.org.ar/descargas/Informe_CECI-4to_trimestre_2018.pdf

¿Te gustó la nota?