Santa Fe

Exigen la reincorporación de una inspectora provincial

Había denunciado a dos directores de la repartición por acoso laboral y violencia de género

Lunes 09 de Diciembre de 2019

A horas de finalizar su gestión como gobernador de la provincia y asumir como diputado, Miguel Lifschitz le puso la firma a la cesantía de María José A., una inspectora de Higiene y Seguridad del Ministerio de Trabajo de la provincia que había denunciado a dos directores de la repartición por acoso laboral y violencia de género. Pese a los dictámenes de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia y la movilización de la Asociación de Trabajadores del Estado, los acusados nunca fueron "ni investigados ni movidos de sus cargos". Desde el gremio anunciaron que en la concentración de hoy, frente a la sede de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia, exigirán "la inmediata reincorporación" de la mujer.

María José A. había ingresado al ministerio como inspectora en 2008 y lo hizo por concurso. Allí escuchó a sus superiores decir que ella "se embarazaba para tener licencia" y advertirles a sus compañeros varones que, por esa causa, ellos iban a "tener que trabajar más". Denunció sufrir persecuciones y luego de tres años, bajo tratamiento y prescripción médica, la profesional de 41 años se vio obligada a tomar licencia. Hizo la denuncia en la Defensoría del Pueblo y en la Secretaría de Derechos Humanos, donde obtuvo un dictamen a su favor.

Lejos de ver cumplidas las recomendaciones de Derechos Humanos, y tras varias movilizaciones, la decisión del Ministerio de Trabajo y del gobernador fue dejarla cesante.

Sin precedentes

"Es un hecho sin precedentes", señalaron los dirigentes de la Asociación de Trabajadores del Estado, sobre el decreto firmado por el gobernador Lifschitz antes de dejar su cargo, y además hicieron hincapié en que "la medida que fue impulsada por el ministro de Trabajo, Julio Genesini, deja sin trabajo a quien había denunciado a dos funcionarios de esa cartera estatal por situaciones de violencia laboral y de género".

"Dos organismos públicos intervinientes, Salud Laboral y la Secretaría de Derechos Humanos, reconocieron que se trata de un caso de violencia laboral y de género, e indicaron claramente que se la reintegre a su lugar de trabajo, ya que había sido trasladada como consecuencia de su denuncia", se encargaron de remarcar los dirigentes del gremio.

En este angustiante escenario, agregaron que la mujer, a lo largo del todo el proceso, "fue perseguida y difamada, nada menos que por el organismo que debía bregar por la defensa de los derechos de los trabajadores".

Este reclamo también protagonizará la movilización de protesta de hoy por la mañana.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario