Secciones
transporte

"Ninguna ciclovía de la ciudad está en condiciones"

Organizaciones ciclistas advierten sobre la peligrosidad de bicisendas y ciclovías. Buscan promover la movilidad a través de la bicicleta para descomprimir el transporte público

Jueves 14 de Mayo de 2020

Diferentes agrupaciones de ciclistas buscan que se implementen nuevas ciclovías temporarias en calles de la ciudad durante el tiempo que dure el aislamiento social preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno nacional con el fin de contener la curva de contagios del coronavirus. Si bien esta medida se aprobará esta tarde en el Concejo Municipal, diversas fuentes confirmaron a UNO Santa Fe este jueves, que no hay información desde la Municipalidad sobre cómo se implementará y desde la mesa de ciclismo urbano demandan tener participación en la toma de decisiones sobre movilidad. Asimismo, denuncian que todas las ciclovías y bicisendas de la ciudad tienen "muy graves problemas".

"Hicimos una auditoría del estado de las ciclovías y bicisendas basados en estándares internacionales que indican cómo deben estar hechas en forma correcta y ser seguras. El resultado ha sido que ninguna de las ciclovías de la ciudad cumple con esos estándares. Por ejemplo, se analizan las medidas que corresponden de ancho, la iluminación, el material, la continuidad, las conexiones, las intersecciones, la conveniencia de la bidireccionalidad. Y están en muy mal estado, no son continuas, ni seguras, no tienen las medidas y son muy peligrosas en las intersecciones. No está determinada una red de ciclovías y bicisendas en la ciudad que permita una movilidad en bicicleta como modo de transporte", describe a UNO Santa Fe Mariana Salvador, referente de la mesa de ciclismo urbano que está conformada por las diferentes organizaciones que tiene la ciudad: Santa Fe en Bici, Ciclo Ciudad, Pibxs en Bici y BiciActiva.

En esta línea, como no están dadas esas condiciones y la pandemia trae la necesidad de distanciamiento social junto con la situación de crisis del transporte público, es que la mesa de ciclismo urbano pidió que se establezcan medidas que permitan el tránsito seguro en bicicleta y que promuevan la posibilidad de caminata peatonal. "Esto respondería a las medidas de cuidado necesarias para cuidar el riesgo de contagio pero también al estar en crisis el transporte público, porque no solo por ahora que está de paro sino porque se tienen que evitar aglomeraciones. La cantidad de gente que viaja normalmente en el transporte público va a tener que ir en algo a sus lugares de trabajo o a hacer compras. Sobre todo si se piensa en mujeres y disidencias que somos las que más usamos el colectivo según varios estudios. Entonces vemos una necesidad en primer lugar y en segundo una oportunidad de promover la caminabilidad y el ciclismo", agrega Salvador.

•LEER MÁS: Ciclistas reclaman veredas porque los peatones les ocupan las bicisendas

En relación al diagnóstico realizado por la mesa, la referente apunta: "Hemos pedido que se arreglen algunas ciclovías de la ciudad como la de Alem por ejemplo. Tiene muchísimos problemas: los bordes, el ancho, las intersecciones, es angosta y no tiene vereda al lado entonces genera un conflicto con los peatones porque se ocupa ese espacio. Lo habían empezado a arreglar, pero justo vino la pandemia. Todas las ciclovías tienen muy graves problemas. La de Ituzaingó es bidireccional y las intersecciones ahí son muy peligrosas porque no están señalizadas y aparte no se puede hacer una ciclovía en una cuneta".

"Quizá la de Avenida Freyre es la que mejor está, pero también tiene varios problemas. Tampoco conforman todas ellas una red para que la gente se mueva en bicicleta, no están conectadas entre sí. Adónde se quiere ir no te lleva ninguna ciclovía, y las que sí te llevan la gente prefiere ir por la calle. Por ejemplo en el Parque Federal camina tanta gente ahí en esa bicisenda ya que no hay vereda y tiene tantos defectos de material que te arruina la bicicleta. Y a la noche no está iluminada, es una boca de lobo, entonces tampoco es útil porque no cumple con la función que debe tener", aporta.

ciclovia 2.jpg
De este a oeste hay poca señalización y no existen semáforos para ciclistas.

De este a oeste hay poca señalización y no existen semáforos para ciclistas.

En este contexto, buscan políticas locales de movilidad para la prevención del coronavirus: "Hoy las calles son una locura, porque al haber menos autos andan más rápido. Se corre un riesgo muy grande que se opte por la moto o que las automotrices den un millón de cuotas para que se pueda acceder a eso y es una regresión en materia ambiental. El incremento de motorizados genera mayor contaminación, más gastos en salud pública por siniestros pospandemia, etc. Por eso desde la mesa vemos necesarias políticas que garanticen la ciclabilidad y la peatonabilidad".

Y suma: "No es solo el ensanchamiento de una vereda, aunque es renecesario, sino también hablamos de poner bancos, de dar créditos para poder acceder a una bicicleta, desmotivar el uso del auto, de bajar las velocidades y de hacer un uso exigente del auto. Ahí entran en juego las empresas también, porque si van diez empleados por ejemplo a trabajar, que se pongan de acuerdo para llegar porque es ineficiente que un auto mueva a una sola persona. Son tres mil kilos que se mueven con combustible fósil para mover un promedio de 70 kilos. El uso compartido del auto debería promoverse desde los gobiernos".

• LEER MÁS: Sí, es para tanto: un mapa revela que la ciudad está repleta de abusadores

Al ser consultada sobre el diálogo con la Municipalidad, Salvador describe: "Hoy no sabemos cuál es el rumbo, pero hasta donde hemos conversado ellos pretenden seguir con su plan inicial que es la integración de los barrios del norte con ciclovías, que está bien y desde la mesa lo apoyamos, pero a la vez pensamos que la pandemia puso la necesidad de otras medidas inmediatas que se acomoden a lo que se necesita en la cuarentena. Por eso pedimos que se tomen otras medidas para poder responder frente a esta circunstancia como el distanciamiento social y reducir el riesgo de contagios. La cuestión física no es menor, la oportunidad de moverse, está comprobado que la bici y caminar por ejemplo reducen el riesgo de diabetes. También permite que se descomprima el transporte público: diez personas que andan en bici son diez personas que no se suben a un colectivo. Y la mitad de la población de la ciudad no tiene auto. Hay riesgos de aglomeramiento".

"Para decidir cuestiones de movilidad urbana tiene que haber un fuerte proceso de participación ciudadana y no está sucediendo. Que te llamen para contarte qué están haciendo no es participación ciudadana. Desde la mesa buscamos que los mecanismos de participación ciudadana se den", destaca.

Ciclovías temporarias

Ayer el intendente de Rosario, Pablo Javkin, anunció que elevará a 173 los kilómetros de ciclovías, un 25 por ciento más de lo que hay en la actualidad en esa ciudad. En Salta se están haciendo seis cuadras por día en un plan de 60 días. "Un plan inédito", describe Salvador. Otra de la ciudades que adhieren a estas políticas es Mendoza, entre varias. La ciudad de Santa Fe tiene una histórica militancia de ciclistas urbanos que se organizaron en diferentes grupos para armar proyectos de planificación urbanística que incorporen el uso de la bicicleta como transporte y campañas de concientización vial, además de diversas actividades a lo largo de los años. Sin embargo los avances para ganar espacios en las calles y políticas públicas son muy lentos, ya sea por resistencias, por omisión o por sostener una tradición.

Con la llegada del coronavirus, y las disposiciones frente a la pandemia para evitar la propagación del Covid-19, las estrategias de opciones para el transporte se convirtieron en una necesidad urgente. A diferencia de otras ciudades que tienen subtes, trenes o un fuerte sistema de alquiler de bicicletas, Santa Fe solo tiene como transporte público el colectivo y taxis y remises. Por lo que advierten que la aglomeración de personas allí es inminente.

Así desde la Mesa presentaron proyectos para que se adopten ciclovías transitorias con carriles exclusivos para transporte público y calles para uso compartido de peatones/vehículos de micromovilidad (bicicletas, monopatines) con resguardo o anclaje seguro para estos últimos durante la jornada laboral. "Son provisorias y si funcionan pueden quedar definitivamente", evalúa Salvador.

• LEER MÁS: El 37% de las muertes de ciclistas por siniestros viales fueron en el dpto. La Capital

El fin es priorizar la salud pública en múltiples sentidos: disminuir el riesgo de transmisión al ser la bicicleta y el peatonal medios de movilidad individuales y saludables; evitar los siniestros de tránsito con involucramiento de motorizados, otra epidemia que representa fuente de saturación de los efectores de salud; disminuir las emisiones de gases de combustión que contaminan el aire de nuestras ciudades, provocando afecciones respiratorias y agravando aquellas suscitadas por la pandemia; y promover la actividad física en los desplazamientos cotidianos, siendo este un modo recomendado de fortalecer el sistema inmunitario y disminuir el sedentarismo.

Según datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, entre el 23 al 29 de marzo, la cantidad de decesos en siniestros viales en todo el país disminuyó un 87 por ciento en comparación con la misma del año pasado. Mientras en 2019 hubo 95 fallecimientos en ese período, este año fueron 12. "La cuarentena pone en evidencia además la conexión directa entre la contaminación del aire y la movilidad alrededor del mundo. Consideramos que este marco provee las condiciones materiales para una oportuna decisión política firme y un actuar contundente en pos de la salud y el bolsillo de la comunidad santafesina. La bicicleta y la promoción de entornos caminables amplios y seguros son opciones que cuadran dentro de las recomendaciones internacionales", indican desde la mesa.

Una de las vías más disputadas por los ciclistas ha sido Bulevar Gálvez y Pellegrini. "Si bien el estacionamiento allí está prohibido, cualquiera puede ver que no se respeta", señala Salvador. Según estudios realizados por Santa Fe en Bici años anteriores, se detectó que solo un 25 por ciento del total de ciclistas en la ciudad son mujeres, y el análisis de los motivos es que el espacio público no está preparado o no es lo suficientemente seguro para que las mujeres elijan moverse en bicicleta.

En este sentido la referente agregó: "Las avenidas principales son elegidas por las ciclistas en general porque es donde se sienten más seguras, porque no es lo mismo para una mujer andar por una calle donde no hay gente. A la vez se peatonalizó el paseo Bulevar del centro. Y no se nos ha habilitado otra vía. Los autos están siempre estacionados. Es un reclamo de poder usar la calle, que es histórico, es un derecho y en la realidad no se da. Incluso es peligroso".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

Santa Fé

paraná

Policiales

Ovación