Unión

¿Ganó o perdió Unión con la renovación de su plantel?

El Tate sufrió bajas de peso en el receso, y los dirigentes hicieron un gran esfuerzo para suplantarlos con jugadores de jerarquía. Leo Madelón, satisfecho, dijo: "Ahora me pueden echar tranquilos".

Sábado 10 de Agosto de 2019

"Por ahora Unión perdió por goleada en el mercado de pases", fue el título de un informe de UNO Santa Fe en uno de los tramos del receso, donde el club había decidido no renovar contratos de algunos jugadores y vender a otros que fueron claves en las últimas temporadas, donde se consiguió la doble clasificación para la Copa Sudamericana (2019/2020).

Es que en aquel momento la dirigencia había decidido por "motivos deportivos" no renovarle los vínculos a Nereo Fernández y Jonathan Bottinelli, mientras que también se habían producido las ventas de Emanuel Britez y Diego Zabala a Rosario Central, y las de Mauro y Bruno Pittón a San Lorenzo.

Para colmo de males, Franco Fragapane no se mostraba movilizado por la propuesta de Unión y finalmente terminó recalando en Talleres de Córdoba, mientras que Augusto Lotti recaló en Atlético Tucumán en una negociación que Racing entabló para sumar al volante ofensivo David Barbona.

A esa altura, y a pocas semanas del inicio de la temporada oficial, solo habían llegado Sebastián Moyano y Ezequiel Bonifacio. Ambos provenían de Gimnasia de La Plata, donde el arquero fue suplente de Gabriel Arias, mientras que el volante venía de estar parado luego de un conflicto con el club que terminó con su salida en libertad de acción.

• LEER MÁS: Méndez: "Vengo haciendo cosas para estar a la altura del club"

Pero de a poco el plantel se comenzó a armar, y primero se resolvió la continuidad de Claudio Corvalán, mientras que se dio marcha atrás en la postura de no renovarle a Bottinelli, con quien se llegó a un nuevo acuerdo para que siga vistiendo la rojiblanca, y además sea el capitán del equipo.

madelon.jpg

Luego se produjeron los desembarcos de Gabriel Carabajal (Patronato), Jalil Elías (Godoy Cruz), Federico Milo (San Martín de San Juan), Walter Bou (Unión La Calera de Chile) y Juan Ignacio Cavallaro (Tigre).

Por Carabajal se hizo un esfuerzo económico muy importante, atendiendo a que fue uno de los primeros nombres apuntados por Madelón, quien lo siguió bien de cerca por su destacada actuación en Patronato.

En tanto que Elías fue el volante que quiso el DT tras la imposibilidad de contratar a Federico Lértora (recaló en Colón). El volante de Godoy Cruz, sin embargo, colmó todas las expectativas de Madelón.

Además, se produjo el arribo de Milo para potenciar el lateral izquierdo, ante la partida de Bruno Pittón, más allá que no fue uno de los primeros nombres que estuvieron en carpeta.

La frutilla del mercado se dio con la contratación de Bou y Cavallaro, que llegaron para jerarquizar a un plantel que había perdido jugadores de mucho peso fubtolístico durante el receso.

Unión.jpg

El frente a frente

-Arquero: se fue Nereo Fernández y llegó Sebastián Moyano, mientras que se decidió darle mayor participación a Marcos Peano. El golero de Gimnasia se ganó el puesto en las dos primeras fechas, ya que el cordobés padeció durante la pretemporada un inconveniente en su mano.

-Defensa: llegó Federico Milo tras la partida de Bruno Pittón. El gran mérito fue haber mantenido la base de dicha línea, con la titularidad de Claudio Corvalán, uno de los puntos altos en lo que se lleva jugado de Superliga.

-Mediocampo: se fueron Diego Zabala, Mauro Pittón y Franco Fragapane. Se trataba de la línea que más costaría suplantar, pero los dirigentes contrataron el arribo de Ezequiel Bonifacio, Jalil Elías, Gabriel Carabajal y Juan Ignacio Cavallaro.

-Delantera: Walter Bou fue desde hace un par de mercados el anhelo de Madelón, y los dirigentes concretaron su arribo. Se fue Augusto Lotti, quien tuvo una gran primera parte del año donde solo anotó dos goles. El entrerriano ya lleva uno en su primer cotejo con la rojiblanca.

• LEER MÁS: Walter Bou, uno de los jugadores que más remató al arco en la 2ª fecha de la Superliga

La conclusión

"Ahora me pueden echar tranquilo", manifestó Madelón en el evento donde se presentó la nueva indumentaria deportiva, dando a entender su gran satisfacción con la actuación de los dirigentes en el mercado de pases.

Es que con los refuerzos que llegaron el equipo ganó en calidad y alternativas para el entrenador. En el arco el ciclo de Nereo estaba terminado, y hasta ahora parece haber un gran acierto con el desembarco de Moyano, quien tapó un mano a mano de Darío Cvitanich en el cotejo ante Racing, y apareció en todo su esplendor para ahogarle el grito de gol de empate a Defensa y Justicia el pasado domingo.

En defensa no hubo mayores novedades, y la salida de Bruno Pittón fue suplantada por Claudio Corvalán, quien siempre rindió en un alto nivel cada vez que tuvo que reemplazar en la temporada pasada al santafesino. Para pelear el puesto llegó Federico Milo.

union formacion 1.jpg

Mientras que en el mediocampo solo quedó Nelson Acevedo de la estructura titular, y dicho lugar se potenció con una mayor participación del uruguayo Javier Méndez, con un Jalil Elías que mostró manejo, personalidad y entendimiento con sus compañeros, y con la calidad de Gabriel Carabajal y Juan Ignacio Cavallaro, más la enjundia y amor propio que le aporta al equipo Ezequiel Bonifacio.

En tanto que a la salida de Lotti se la suplantó con Bou, viejo deseo de Madelón, quien llegó para ser titular y en su primer partido con la rojiblanca mostró capacidad goleadora, despliegue y la jerarquía que le otorga el ser un jugador de equipo grande.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario