Unión

Llegaron a Unión por la puerta grande y se fueron por la ventana

Diego Polenta y Jonatan Álvez fueron los dos jugadores de jerarquía y trayectoria que llegaron en este 2022 pero ninguno de los dos terminaron jugando

Sábado 05 de Noviembre de 2022

Cuando se inició este 2022 con la expectativa de jugar la Copa Sudamericana, la dirigencia de Unión apostó por un par de jugadores de jerarquía y trayectoria que obviamente tenían el aval de Gustavo Munúa. Los antecedentes de Jonatan Álvez y de Diego Polenta de algún modo avalaban la decisión de contratarlos.

Y el inicio del delantero fue fulgurante, con un par de goles para darle la victoria a Unión ante Atlético Tucumán y Platense. Rápidamente Álvez se metió a los hinchas en el bolsillo, por sus condiciones futbolísticas, pero además por su carisma. Pero esa aparición resonante no logró prolongarse en el tiempo y comenzaron a surgir las lesiones.

Al punto tal de jugar apenas 24 partidos en este año, siendo que Unión en las cuatro competencias (Copa de la Liga, Copa Sudamericana, Copa Argentina y Torneo Binance) disputó 51 encuentros. Es decir que ni siquiera llegó a estar en la mitad de los partidos que el Tate protagonizó en este 2022. Terminó marcando seis goles y su último partido fue el 25 de septiembre en la derrota ante Racing 2-1.

LEER MÁS: Spahn no se apura ni se desespera para cerrar con Munúa

En el caso de Polenta, tuvo mucha mayor participación, al punto tal que jugó 38 partidos en el año, con una regularidad importante. Sin embargo, su actitud final dejó mucho que desear cuando decidió bajarse de las últimas cuatro fechas del torneo por una deuda que la dirigencia mantenía con el defensor.

Así las cosas, un referente del plantel como lo era Polenta y que llegó a Unión por pedido de Munúa, terminó defraudando al entrenador y a sus compañeros, tirándose del barco 10 días antes de finalizar la competencia. En lo futbolístico, tuvo altos y bajos, su rendimiento global terminó siendo discreto, pero sin dudas que su conducta fue reprochable.

En consecuencia, ambos jugadores llegaron por la puerta grande en función de sus antecedentes, pero se terminaron yendo por la ventana. En el caso de Álvez por sus reiteradas lesiones y Polenta por el modo en el que se manejó, faltándole el respeto al cuerpo técnico y a sus compañeros.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario