Secciones
Unión

Unión: Nazareno Bazán, el goleador que está en la mira

Nazareno Bazán es sobrino del Indio y juega en Católica de Ecuador. En Unión lo tienen agendado y el joven sueña con jugar en el club donde su tío fue ídolo

Sábado 25 de Julio de 2020

Muchos sostienen que esta historia entre Unión y el joven Nazareno Bazán arrancó el año pasado, con una reunión entre Madelón y un expresidente de la entidad.

Asimismo, Martín Zuccarelli siempre tuvo agendado al goleador nacido en Caseros el 8 de marzo de 1999 y con un recorrido a puro gol en las inferiores de Vélez. Eso lo llevó, cuando no tenía lugar, a probar suerte en Universidad Católica de Ecuador.

El artillero charló con LT10 (AM 1020) para brindar más detalles de su corta carrera e ilusionarse con la posibilidad de jugar en el mismo club donde su tío, Daniel Bazán Vera, es ídolo.

En el inicio reconoció que "el fútbol es un juego colectivo, en mi posición tengo que definir las jugadas pero hay un gran esfuerzo de mis compañeros que hay que valorar".

LEER MÁS: Un exjugador de Unión conmovió a todos en Rosario Central

Cuando le preguntaron por las cualidades que tenía su papá Oscar, el delantero admitió que "los amigos de mi papá decían que era un crack, él también (risas), que era un estilo Riquelme. Saque muchas cosas de ellos y aprendí muchas cosas de los dos, hasta hoy en día. Mi viejo tiene 50 años, no se puede mover, pero algo le queda de talento".

Bazan1.jpg
Nazareno Bazán surgió en Vélez y milita en Católica de Ecuador.

Nazareno Bazán surgió en Vélez y milita en Católica de Ecuador.

Bazán está al tanto del seguimiento de Unión y no dudó en expresar que "de chico íbamos todos los partidos, cada vez que vamos a Santa Fe o me tocaba jugar con Vélez, algún dirigente o los hinchas me hablaban bien de mi tío. Siempre mirábamos los partidos, los goles, eso enorgullese y te da ganas de seguir por ese camino".

LEER MÁS: Enzo Gabriel Martínez, ¿el defensor que busca Unión?

A pesar de sus goles en las inferiores de Vélez, el atacante armó las valijas y se fue a Ecuador, en procura de tener ese protagonismo que no podía conseguir en Liniers. "Lo que más me costó fue despedirme de mi familia, pero desde el momento que me subí al avión me puse en la cabeza que estaba siguiendo un sueño, extraño y ahora más con la cuarentena. A Católica lo considero una familia, no tiene mucha gente, pero nos conocemos entre todos, el técnico armó un plantel donde primero hay que ser una buena persona, buen compañero, eso me ayudó mucho más. Hay cinco argentinos que me ayudaron a adaptarme, eso me hizo mucho más fácil".

En la parte, final, refrendó ese sondeo y no descartó pegar la vuelta al país para sumarse al Tate: "Mi papá me dijo, no sé si se comunicaron con mi papá o mi representante. Es una ilusión, pero me llegó otra propuesta, quien dice que el día de mañana no termine jugando en Unión. Esto me da ganas. Trato de no meterme en esas decisiones, las toma mi representante y mi papá, lo que yo hago es jugar al fútbol. Yo solo quiero disfrutar el fútbol. Mi sueño es comprarle la casa a mi mamá, me acuesto todas las noches pensando en eso".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

Santa Fé

paraná

Policiales

Ovación