Colón

Colón apuesta al campeonato económico

Un equipo entero se desvinculó de Colón (11 jugadores) y tan solo sumó dos futbolistas. La apuesta pasa por equilibrar los números y potenciar a los jóvenes

Jueves 10 de Septiembre de 2020

Luego de realizar inversiones importantes ya sea de refuerzos y contratos altos para jerarquizar el plantel, la dirigencia de Colón ahora busca equilibrar los números, recortar gastos y jugar el campeonato económico. La participación del equipo en la Copa Sudamericana por dos años consecutivos obligó a los dirigentes a salir fuerte al mercado destinando un dinero importante para conformar un plantel competitivo.

Sin embargo, esa espuma de la competencia internacional bajó y a la par llegó la decisión de suprimir los descensos por dos años. En consecuencia, Colón se vio beneficiado por esa determinación que sin dudas generó alivio, luego de meses muy complicados en el arranque de este 2020, cuando el equipo durante varias fechas se mantuvo en zona de descenso.

Por ello, la dirigencia que encabeza José Vignatti, se permite poner un freno, parar la pelota y repensar la economía a futuro. Las urgencias no son las mismas que antes y en consecuencia el objetivo es acomodar los números. La pandemia impactó de lleno en los clubes y claramente Colón no es la excepción.

LEER MÁS: Colón: jugadores y cuerpo técnico en Asamblea

Bajaron notablemente los recursos, pese a que la televisión siguió pagando. La masa societaria disminuyó, los sponsores se fueron cayendo y las ventas de jugadores cesaron. Ese combo hizo que la caja se achicara y comenzaron a llegar las cartas documento de los jugadores intimando al club por la deuda.

Desde un primer momento el objetivo fue reducir el plantel y en ese sentido los números son elocuentes. Se fueron de Colón: Gastón Díaz, Damián Schmidt, Matías Fritzler, Marcelo Estigarribia, Guillermo Celis, Fernando Zuqui, Gabriel Esparza, Brian Galván y Mauro Da Luz. A los que habría que sumar las bajas de Rafael García y Agustín Doffo, es decir 11 futbolistas, un equipo entero. Y no se descarta que alguno más pueda emigrar.

Y la realidad indica que apenas llegaron dos. Si bien aún no están entrenando con el plantel, en los próximos días se sumarán el defensor Gonzalo Piovi y el volante colombiano Yeiler Góez. Ambos a préstamo y sin cargo, por lo cual el club solo le pagará el contrato.

LEER MÁS: "Ascender con Colón es una de las mejores cosas que me pasó"

En medio de esto, se negoció con la mayoría de los jugadores para renegociar los contratos, ya que en las condiciones en que estaban no podían ser afrontados. Se habían firmado vínculos muy onerosos, que Colón no podía pagar y las deudas se iban acumulando.

Claramente en esta etapa, la dirigencia decidió apostar por el campeonato económico. Tuvo el aval del técnico Eduardo Domínguez, pese a que el DT en su momento pidió retener a varios futbolistas que se terminaron yendo. Y ahora el desafío es potenciar a los jugadores de las inferiores.

Con un torneo que no se sabe cuando arrancará y sin la chance de jugar la Copa, entienden que no es necesario la llegada de muchos refuerzos, ya que aún con todos los futbolistas que se fueron, Colón tiene un plantel competitivo. Es cierto que en algunos puestos hay mayor recambio que en otros. Pero la dirigencia considera que es suficiente para una sola competencia.

image.png
Colón invirtió un dinero muy importante por Rodrigo Aliendro y Federico Lértora.

Colón invirtió un dinero muy importante por Rodrigo Aliendro y Federico Lértora.

Por primera vez en mucho tiempo, Colón prioriza lo económico por encima de lo deportivo. La decisión tiene que ver más por necesidad que por convicción. Se sabe que Vignatti siempre apostó fuerte para sumar jugadores importantes, pero ahora la billetera no es la misma.

Hace un año Colón trajo a Rodrigo Aliendro pagando 1.000.000 de dólares por el 50% del pase y la cesión de l 50% de Gustavo Toledo. Sumó a Federico Lértora en una cifra de 1.260.000 dólares según lo que informó el club Belgrano. Y además al defensor Lucas Acevedo por quien pagó un monto que oscila los 500.000 dólares.

Cifras muy importantes, tratándose de dos mediocampistas y un marcador central. Y a eso hay que sumar la compra del pase de Brian Fernéndez, del cual no trascendió la cifra. Como así también la adquisición del 50% de Rafael Delgado, de los préstamos de Lucas Viatri y Rafael García. En tanto que Bruno Bianchi llegó en canje por Guillermo Ortiz, al cual Colón había pagado 1.000.000 de dólares.

Ese mercado de pases es historia en Colón, llegó el tiempo del ahorro y mirar a las canteras. Los dólares que iban y venían forman parte del pasado. El mapa económico se reconfiguró y la austeridad en el fútbol argentino y en Colón llegó para quedarse.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario