Colón

Colón da muestras de su continua involución futbolística

Colón juega mal y el único respaldo que tiene son sus individualidades. El equipo involucionó en los últimos partidos y el entrenador no ofrece respuestas

Lunes 25 de Abril de 2022

Colón no pudo con los suplentes de Estudiantes. En realidad era un equipo formado por juveniles y otros jugadores con escaso rodaje. Ni siquiera pudo aprovechar ese contexto y el de ir ganando dos veces. Tenía la chance de superar a Boca momentáneamente y meterle presión.

Pero nada de eso logró, un plantel que está entre los más cotizados del fútbol argentino no pudo vencer a otro con futbolistas que están jugando sus primeros partidos. Y encima en condición de local, como para agravar aún más el presente futbolístico del Rojinegro.

Por primera vez en el campeonato, su entrenador Julio César Falcioni se fue sin hablar. Y eso sin dudas que es un síntoma muy elocuente del estado de ánimo que se vivió finalizado el partido. La gente explotó contra el árbitro Néstor Pitana, pero también le apuntó al entrenador. Y es que el equipo viene involucionando partido a partido.

LEER MÁS: ¿Cómo quedó parado Colón en la Copa de la Liga?

Jugó mal y perdió contra Cerro Porteño, fue superado por Independiente pese al empate como local 2-2. Luego empató ante Huracán 1-1 jugando un flojo primer tiempo y levantando en el segundo. Y en la igualdad ante Estudiantes no logró establecer diferencias con una formación infinitamente inferior.

El equipo claramente carece de una identidad de juego y se respalda únicamente en las individualidades. Por eso en la mayoría de las veces lo salvó el Pulga Rodríguez o Lucas Beltrán. Quizás alguna aparición de Facundo Farías y en menor medida Ramón Ábila.

Colón tiene potencial de mitad de cancha hacia adelante, pero le falta funcionamiento. Y encima ante Estudiantes sufrió un golpe durísimo como la lesión de Luis Rodríguez que lo marginará por el resto del semestre. Habrá que ver cómo asimila el equipo la ausencia del Pulga, el jugador más desequilibrante con el que cuenta.

LEER MÁS: Los alarmantes números de Colón en la Copa de la Liga

Hasta aquí lo colectivo nunca estuvo por encima de las individualidades. Y eso se traduce en el flojo rendimiento y en los magros números. Colón ganó un solo partido de los últimos 10 y ese dato no es casual. Jugando mal y defendiendo peor, el equipo no logra ser confiable y por ende tampoco obtiene buenos resultados.

Y lo que se observa es una continua involución en el juego. Falcioni cuenta con un plantel como para hacer mucho más. Tiene recambio y jerarquía en algunos puestos de la cancha, pero el entrenador no pudo potenciarlo. Y eso es lo que preocupa de cara a lo que viene.

LEER MÁS: Colón sufre en este 2022 jugando en el Brigadier López

El partido ante Olimpia puede ser bisagra, primero porque en la Copa de la Liga quedó lejos y depende de otros equipos para clasificar. Segundo por que la Copa Libertadores es el gran objetivo y necesita al menos empatar para quedar en una posición expectante. Y tercero porque deberá suplir la ausencia del Pulga.

No hay margen de error, todo lo que podía resignar ya lo hizo, ahora no está en condiciones de seguir dejando puntos en el camino. El partido ante Olimpia es vital para las objetivos que se impuso Colón en este semestre. Deberán aflorar la jerarquía de los jugadores y la sabiduría del DT. Caso contrario, el panorama se tornará peligroso e incierto.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario