Colón

Colón y el valor del qué y también del cómo

Esta vez fue tan importante el triunfo de Colón y la clasificación a la final, cómo la manera en que lo hizo. Ganó sin dejar dudas y eso es muy importante

Martes 01 de Junio de 2021

Colón logró un triunfo y el qué fue tan importante como el cómo. Llegó a la final de la Copa de la Liga superando 2-0 a Independiente, pero lo hizo de manera contundente, sin dejar dudas. Fue superior a su rival, tanto en lo futbolístico como en lo táctico. Prevaleció en todos los sectores del campo y casi que no sufrió.

El equipo sabalero jugó a lo campeón y volvió a ser el de las primeras fechas, que causó sensación en el fútbol argentino. Recuperó autoridad, fue nuevamente sólido y eficaz. Planteó un partido perfecto y fue un acierto notable el de Eduardo Domínguez cambiar el esquema.

Apostó por un equipo más ofensivo, con mayor dinámica y más vertical. Preparado para recuperar y encarar directo al arco rival. Los ataques directos, que tanto le gustan a este equipo y a su entrenador. No entretenerse con el balón ni tocar hacia los costados, sino salir tipo flecha apuntando al arco rival.

LEER MÁS: ¿Podrá jugar Rafael Delgado las semifinales con Colón?

Pegó en el momento justo para lograr la ventaja y luego administrarla con sapiencia. También es bueno mencionar que tuvo una dosis de fortuna, la que siempre se necesita en el fútbol. Como el tiro libre de Lucas Rodríguez que se estrelló en el travesaño.

Pero luego de un comienzo del segundo tiempo con algunos apremios, se fue acomodando y el gol de Santiago Pierotti terminó por liquidar el partido, aun cuando faltaban 25 minutos para finalizar el juego. Es decir que pasó a la final, casi sin sufrir, salvo por el disparo en el travesaño y por la magnífica tapada de Burián ante el cabezazo de Roa.

En la previa asomaba como una complicación mayúscula las ausencias de Paolo Goltz y Bruno Bianchi. Sin embargo, el DT con un cambio de esquema lo solucionó, armó línea de cuatro, sin improvisar en defensa y se observó un equipo bien plantado y sin fisuras defensivas. Todos cumplieron a la perfección la tarea de resguardar a Burián.

LEER MÁS: Goltz: "Voy a tratar de convencer a Eduardo para jugar"

No caben dudas que el Pulga Rodríguez fue el más destacado, pero primó el sentido colectivo por sobre el individual. No hubo puntos bajos y todos con eficacia llevaron adelante el libreto. Un triunfo que llena de confianza y le permite ilusionarse con la primera estrella.

Jugando de la manera en que lo hizo, Colón tiene grandes chances de ser campeón. En esta oportunidad no le pesó la responsabilidad y jugó sin complejos, ni ataduras. Lo hizo con mucha naturalidad, pese a la responsabilidad, disfrutó y no sufrió el partido.

No le pesó esa mochila que carga después de la final de la Copa Sudamericana y ese ansiado título que Colón viene persiguiendo desde hace años. El equipo canalizó todas esas ansiedades y dijo presente, jugó a lo campeón, aunque para eso todavía falten 90' o 120'.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario