Colón

Colón y la obligación urgente de recuperar el tiempo perdido

Luego de la final de la Copa Sudamericana, el Sabalero debe focalizarse en la Superliga en donde los números son realmente muy pobres

Miércoles 20 de Noviembre de 2019

Como era lógico de imaginar, hasta el 9 de noviembre la cabeza y el cuerpo del mundo Colón estaban puestos en la final de la Copa Sudamericana. Hasta ese momento nada importaba de lo que sucediera en la Superliga ni en la Copa Argentina.

De hecho, se perdió el Clásico y no generó ningún tipo de ruido interno, ni tampoco reproche alguno por parte de los hinchas. Y luego el equipo fue eliminado de la Copa Argentina por un rival de una categoría inferior como Estudiantes de Buenos Aires y tampoco existieron cuestionamientos.

En medio de eso, el Sabalero perdió tres de los últimos cuatro partidos disputados por la Superliga y todo continuó como si nada hubiese pasado. La zanahoria de la Copa Sudamericana era demasiado grande como para distraerse con otras competiciones.

Pero la derrota con Independiente del Valle y la frustración que significó el no poder ser campeón, trastocó los planes a futuro. Y entonces Colón que soñaba con la Copa Libertadores, la Recopa y el Mundial de Clubes deberá conformarse con pelear para engrosar el promedio y mantener la categoría.

Y en ese sentido, el plantel no podrá otorgar más ventajas ni darse el lujo de seguir dejando puntos en el camino. La cosecha de este 2019 en Superliga es realmente muy pobre y es precisamente la que lo mantiene alerta y con la calculadora en mano.

LEER MÁS: Lavallén ya piensa en la pretemporada

Bajo la conducción de Julio Comesana y Pablo Lavallén, el elenco rojinegro apenas alcanzó el 30% de los puntos en disputa. Habría que sumar el cotejo ante Racing que fue dirigido por la dupla Marcelo Goux y Pablo Bonaveri.

Pero está bien claro que la responsabilidad de esta mala campaña en el torneo doméstico son patrimonio del entrenador uruguayo y también del actual. Este año, Colón jugó 22 partidos por Superliga, en los que cosechó cinco triunfos, cinco empates y 12 derrotas. Obtuvo un total de 20 unidades sobre 66 con una eficacia de apenas el 30%.

Comesaña fue el técnico en cinco encuentros, consiguiendo una victoria, un empate y tres caídas. De esta manera, sumó cuatro puntos sobre 15 con una eficacia del 26,6% y eso obligó a que renunciara.

LEER MÁS: Lértora llegará al límite de la suspensión en Colón ante Estudiantes

Mientras que Lavallén lleva dirigidos 16 partidos, cosechando cuatro triunfos, tres empates y nueve derrotas. Obtuvo 15 unidades sobre 48 con una eficacia de apenas el 31%.

En la tabla de los promedios, el Sabalero con un partido más por jugar, está cinco puntos por encima de Patronato (77 contra 72) quien hoy es el último equipo en perder la categoría.

En consecuencia, no hay tiempo para lamentos ni depresiones y sí para meterse rápidamente en la competencia local. Obviamente que no será para nada sencillo, ya que el ánimo del plantel está muy golpeado por la chance desperdiciada.

LEER MÁS: El Pulga Rodríguez evoluciona y jugará ante Estudiantes

Los jugadores son conscientes que como nunca tuvieron la gloria al alcance de la mano pero no pudieron quedarse con ella. No obstante, flaco favor se harían si continuaran lamentándose por lo que no pudo ser.

Para ello, el cuerpo técnico y los referentes deberán sacar pecho y entender que Colón y su historia requieren de respuestas inmediatas y que la vida continúa. Se perdió una final, pero no es la muerte de nadie, de momentos muchos más complicados salió la institución y esta es otra prueba que deberá resolver por su historia y sus hinchas que dieron sobradas muestras de jamás bajar los brazos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario