Santa Fe

Mingarini: la Procuración analiza varios casos polémicos del juez

En una entrevista con UNO Santa Fe el procurador general Jorge Barraguirre describió la situación actual de Rodolfo Mingarini y varios casos controversiales

Miércoles 09 de Junio de 2021

UNO Santa Fe dio a conocer el jueves pasado los argumentos del juez Rodolfo Mingarini para liberar, con restricciones, a un imputado por abuso sexual. El magistrado dijo que no entendía cómo el agresor tuvo tiempo de ponerse un preservativo al momento del ataque y por qué durante el tiempo que no había estado detenido no atacó a la mujer "siendo que vive sola", cuando la víctima manifestó a través de la fiscalía que temía por su integridad física. Ante la explosión mediática y el rechazo social general en todo el país, el procurador general Jorge Barraguirre tomó el caso para iniciar actuaciones administrativas que podrían derivar, dependiendo de los análisis jurídicos y sus tiempos, en la destitución y juicio político de Mingarini.

En una entrevista en exclusiva este miércoles con UNO Santa Fe Barraguirre se separó del juez Alejandro Tizón, designado por la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe como magistrado instructor que llevará adelante la investigación. Asimismo adelantó que investiga otros tres casos polémicos de Mingarini. En cuanto al camino burocrático judicial explicó que debe esperar para avanzar al informe que presente Tizón que debería estar para el lunes 21 de junio, aproximadamente.

Embed

—¿En qué se avanzó en la investigación sobre Mingarini?

—En dos días es muy difícil de avanzar para la Procuración porque tenemos que esperar el término de la investigación administrativa, de 15 días. Una vez que finalice la instrucción vamos a retomar. Hay varias alternativas posibles, la primera es considerar que está dotada o que faltan medidas. Si faltan medidas, se piden adicionales. Si se considera que la investigación, la parte instructiva está agotada, entonces la Procuración tiene tres posibilidades adicionales. Si se considera que están agotadas las medidas de instrucción entonces hay un triple abanico, la solicitud de archivo, la apertura de un sumario administrativo, o la denuncia en función de la Ley 7.050 de enjuiciamiento político. Esas son, básicamente, las alternativas.

"También hay normas éticas que impiden hablar de casos, de cómo se están llevando. Independientemente de eso el viernes la Procuración solicitó unas medidas de documentación autónoma, a la mañana solicitamos el registro de audio y video para ver específicamente qué pasó. Y solicitamos el legajo, la carpeta judicial del caso que ya estaba en los medios y en la opinión pública que constituía un "antecedente" donde también se lo acusaba al juez de haber cometido las mismas irregularidades. El registro de audio y video llegó el viernes a la tarde y el legajo del alegato antecedente acaba de llegar esta mañana. Eso es todo lo que hizo la Procuración. Pedido de investigación administrativa el jueves, el viernes solicitud de documentación que llegó entre el viernes a la mañana y hoy", agregó.

• LEER MÁS: Abuso sexual: polémico fallo de un juez santafesino porque el imputado "usó preservativo"

mingarini.jpg
El juez Rodolfo Mingarini. El juez de primera instancia tiene varias resoluciones y pronunciamientos cuestionados en el ámbito judicial.

El juez Rodolfo Mingarini. El juez de primera instancia tiene varias resoluciones y pronunciamientos cuestionados en el ámbito judicial.

—¿Lo que está haciendo la Procuración es el mismo procedimiento que inició la Corte Suprema de Justicia a cargo del juez Alejandro Tizón?

—No, es independiente. Lo que hacemos desde la Procuración es documentar sin esperar el resultado de la instrucción. Hicimos un pedido de documentación autónoma. Incluso, nos hemos reunido con la Mesa Ni Una Menos. Hubo una reunión con diputadas también. Básicamente hay que esperar que culmine el camarista designado por la Corte.

—¿Por qué toma este caso la Procuración?

—Lo tomamos el jueves porque había una tremenda conmoción hasta nacional y los órganos judiciales tienen que tomar nota de esos hechos conmocionantes y por qué se han producido. Sería tremendamente irresponsable que un hecho adquiera las dimensiones que tuvo, no hace falta que alguien denuncie la irregularidad que se ha cometido, por eso tomamos cartas en el asunto. Justamente, por eso también nos documentamos en forma independiente. Cuanto más rápida sea la documentación independiente, en realidad de los hechos porque no solamente se pidió otro legajo que se considera antecedente, es mucho más rápido el análisis después de la instrucción.

"Es una manera de acortar los tiempos, de satisfacer las expectativas sociales legítimas. Estamos ante un hecho conmocionante el jueves, el viernes sigue no solo en la ciudad y la provincia, sino a nivel nacional. Uno podría tener dos actitudes: espera el resultado de la instrucción o tiene una actitud mucho más activa y se documenta. No es una investigación paralela, es un pedido de documentación en paralelo. El objetivo es que cuando la instrucción llegue, ver las conclusiones, pero no los materiales fácticos sobre los que operó el instructor", detalló.

—Se hicieron públicos varios casos en los que Mingarini dio argumentaciones que fueron repudiadas y cuestionadas como la resolución de violencia de género a una mujer quemada, su argumentación en el caso Baldomir y otras recusaciones que se presentaron cuando intentó ser juez en una audiencia en la que había representado como abogado previamente al imputado. ¿Se va a tener en cuenta todo esto o solo se analiza la audiencia polémica en la que dice lo del profiláctico?

—Absolutamente. Vamos a tener en cuenta todo lo que haya que tomar.

—¿Todo lo que se dio a conocer públicamente o se va a observar algún otro caso en el que haya actuado?

—En principio lo que motivó la instrucción, ampliado al primer antecedente. De las denuncias que se están haciendo públicas, también vamos a documentar. Obviamente lo que vaya surgiendo, la Procuración lo va a tener en cuenta a la hora de su dictamen final. No va a ser parcializado. Depende de la información que hayamos obtenido en el proceso de investigación.

BARRAGUIRRE 1.jpg
El procurador general de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, Jorge Barraguirre.

El procurador general de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, Jorge Barraguirre.

—¿Qué análisis se puede hacer de la denuncia que presentaron 20 diputadas en la Procuración y cómo se tomó esa acción?

—Me parece que siempre es bienvenido otro tipo de miradas, otro tipo de preocupaciones, otro tipo de instituciones que supervisen la labor de la Procuración como de los jueces, así que lo tomamos con mucho beneplácito.

• LEER MÁS: El juez que investiga a Mingarini ratificó una resolución denunciada como "machista"

—Se designó a Tizón desde la Corte Suprema para la investigación de Mingarini y hay muchas críticas porque le ha confirmado en segunda instancia una resolución denunciada por la Mesa Ni Una Menos como machista porque dejó en libertad con restricciones a un agresor que quemó a su pareja. ¿Cómo se garantiza todo el proceso judicial?

—No puedo adelantar estrategias, puedo decir que es una preocupación de la Procuración mantener la limpieza del proceso. Es legitimo que quienes hacen las denuncias exijan que el proceso tenga las garantías que tenga que tener.

• LEER MÁS: Juez bajo la lupa: la Corte Suprema inició actuaciones administrativas

—En otra entrevista dijo que "este es uno de esos casos que uno espera toda la vida" como procurador. ¿Qué quiso decir? ¿a qué se refiere?

—En que son los casos para los que uno siente que se ha preparado. Por la importancia que tiene, la magnitud, la complejidad.

—¿Es en el sentido de que puede haber un antes y un después en el sistema judicial?

—Reforzaría tal vez, si se va por determinada línea. No sé si va a haber un antes o un después porque no sé lo que hay. Lo que sí sé es que tiene enorme trascendencia. Entonces lo que se determine puede generar o impactar en la manera en que estos conflictos se ven. Para mí el caso que marcó un antes y un después fue Musse Chemes. Ese caso significa haber acusado personalmente, por falta de perspectiva de género, a un juez y haber hecho avanzar los derechos de género y la satisfacción por la mayoría de seis a cuatro. Este caso podría eventualmente ser eso, pero realmente nunca se sabe si va a haber un proceso acusatorio o qué tipo será, si se va a archivar o qué va a pasar. Lo que sí se sabe es que la complejidad del caso presenta un desafío, lo que uno siempre espera en su profesión: obtener casos absolutamente desafiantes.

• LEER MÁS: Fiscalía apeló la escandalosa resolución del juez Mingarini y piden la nulidad

—Al margen de Mingarini en particular, se ven resoluciones en la Justicia con tonos sexistas. Entonces, ¿qué cambió después de Musse Chemes para los jueces?

—No llevo el registro de los casos. A Musse Chemes no hay que observarlo en función de lo que un grupo de la sociedad puede ver con preocupación y que las cosas no cambian, sino que habría que mirar también las otras decisiones donde se va afianzando la perspectiva de género. Y creo que ahí la cuestión es distinta.

tizón.jpg

—¿Se ha aplicado la ley Micaela en el Poder Judicial o se ha adoptado la formación de manera voluntaria?

—El centro de capacitación judicial viene trabajando en género. Es compleja la formación en sí, más allá de la ley Micaela porque debería venir desde las escuelas de derecho y la facultad. Tiene que ser algo más profundo. Por ejemplo, los tribunales de familia trabajan con una perspectiva de género, en términos estructurales, satisfactoria. Esto no quiere decir que grupos activos, o agrupaciones de mujeres legítimamente infieren que no tienen perspectiva de género. Hemos tomado casos que de alguna manera recogen la perspectiva de genero, casos no penales.

"Si uno mira sentencias penales de 20 años atrás,–prosiguió–, y las compara con las actuales, creo que son notoriamente distintas. Y no creo que es por una magia a nivel de operadores judiciales, sino que creo que es básicamente por las luchas sociales del movimiento de mujeres que instala en la agenda una provocación y obligan a tener otro tipo de dimensión, de interpretación, de enfoque jurídico de cuestiones que se venían enfocando de una manera tradicional, clásica, patriarcal. Ese largo plazo hay que mirar. El caso Musse Chemes es un granito de arena porque lleva al plano institucional disciplinario algo que antes no tenía consecuencias jurídicas. Y eso es la novedad, algo que antes no era ni objeto de debate, ni objeto de discusión pública ni objeto de acción disciplinaria. Se logró la máxima sanción posible para un magistrado. Fue decirle que no estuvo a la altura de las circunstancias, ignoró el derecho, de manera sistemática victimizó a niñas y adolescentes que eran víctimas, usted no puede formar parte del Poder Judicial. El derecho obliga a incluir una perspectiva de género. En ese sentido es el granito de arena donde Musse Chemes tiene en su propio papel".

Por último, UNO Santa Fe pudo conocer que hubo una gran incomodidad y quejas en altas esferas del Poder Judicial por la publicación del video de Mingarini, que ocurrió durante una audiencia pública, en este medio. Barraguirre fue consultado si en este contexto se continuará con la publicidad de las audiencias y aseguró que sí. "Son garantías constitucionales. Para poder restringir el acceso tiene que haber una razón extremadamente fundada. El Código, precisamente se modificó y se hizo un enorme gasto institucional para que todo el mundo tenga acceso a este tipo de debates", expresó el procurador.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario