Secciones
Santa Fe

Borgonovo pide a la oposición en Diputados "responsabilidad" para tratar la ley de emergencia

Diputados tratará el lunes las leyes que envió Perotti y que ya tiene media sanción en el Senado.

Domingo 29 de Diciembre de 2019

Pasado el filtro del Senado, que dio el viernes media sanción al paquete de leyes que envió el gobernador Omar Perotti, el ministro de Gobierno, Esteban Borgonovo, reclamó ayer que la oposición en Diputados actúe con “responsabilidad” y apruebe las iniciativas de la Casa Gris.

El viernes pasado, la Cámara alta aprobó con amplio consenso el nuevo régimen tributario y las leyes de emergencia. La pelota pasó ahora a Diputados, que el lunes lo tratará en el recinto. De no lograr sanción definitiva todo ese paquete normativo, Perotti evalúa extender las sesiones extraordinarias a partir del 2 de enero.

“Todo este paquete de leyes tiene por finalidad atender las necesidades sociales y garantizar los programas sociales, alimentarios y la asistencia de salud. Es decir, hacer llegar la ayuda a los sectores más necesitados de la provincia. Siempre tratando de apostar a la actividad económica y a que vuelva a crecer la economía argentina”, aseguró Borgonovo en diálogo con La Capital.

Borgonovo deberá extremar su cintura política para terminar de abrochar acuerdos en Diputados, donde el oficialismo peronista está en franca minoría. Por lo pronto, desde el Frente Progresista, la bancada mayoritaria, avisaron ayer que “así como está” la ley de emergencia no sale. Tampoco hay certeza de que aporten votos para la ley tributaria, que en el Senado fue modificada a pedido de la oposición.

“La ley de emergencia así no va. No sale. Es una irresponsabilidad total. No comprendieron el mensaje de que en Santa Fe no hay delegación de facultades ni superpoderes. Insistieron con el mensaje en el Senado, sin interpretar la importancia de la construcción de consensos, que fue lo que se pretendió dejar en claro cuando se recibió a los ministros el jueves y se avanzo con el Consenso Fiscal. Una vez más el gobierno provincial muestra su poca convicción por construir acuerdos, pretendiendo gobernar a decretazos y golpes de birome”, se despachó ayer un dirigente socialista, con oficina pegada a la Presidencia de la Cámara de Diputados, que ocupa Miguel Lifschitz.

El informante socialista, sin embargo, matizó sus críticas respecto a la ley tributaria que votó el Senado. “Es positivo que se hayan incorporado propuestas de forma conjunta. Sin embargo, a esta hora existen conversaciones porque hay miradas distintas y se necesita estudiar con profundidad esta ley porque es grande y pesada, y en cualquier tramo de la letra chica podría perjudicar profundamente a diversos sectores de la sociedad santafesina”, enfatizó el vocero en conversación con este medio.

Si bien no lo dijo abiertamente, en el Frente Progresista (más aún en el socialismo) resisten votar las leyes de emergencia por una razón de sentido común, ya que dar apoyos para que salga la emergencia significaría un voto “autocondenatorio” a sus gestiones.

Con todo lo expuesta, ¿qué pasará en Diputados con las herramientas legislativas que el Ejecutivo espera contar antes de fin de año para poder recaudar más y, de paso, poder manejarse con mayor libertad, sin los complejos pasos burocráticos que las normas imponen a los gastos del Estado? El jueves pasado, su presidente, Miguel Lifschitz, dio por cerrada la sesión que hasta ese momento era la última extraordinaria del año. El viernes, es decir cumpliendo al límite casi las 48 previas requeridas, convocó a la tercera sesión extraordinaria del año para mañana a las 12.

El ministro de Gobierno, Esteban Borgonovo, desafía: “El momento pone a prueba a la dirigencia. Esperamos los diputados actúen con la responsabilidad que demanda la crisis que tiene el país y de la que la provincia no está exenta”.

Faltando pocos minutos para concluir el debate de la segunda, el jueves pasado, el peronista Leandro Busatto pidió la palabra para insistir con que “tal lo acordado en Labor Parlamentaria, señor presidente, deberíamos mocionar el paso a un cuarto intermedio hasta el día de mañana”.

Lifschitz, cedió entonces la palabra al socialista Joaquín Blanco. “Gracias señor presidente. Tal cual lo intuíamos no hubo sesión en el Senado que trate ninguno de los temas de las leyes que estaban en extraordinarias con cual aparentemente, puede ser una hipótesis, que se trate en el día de mañana (NdR: efectivamente el Senado, sesionó el viernes) con lo cual ratificamos que lo que habíamos dialogado en Labor Parlamentaria pero no se estaría cumpliendo una de las condiciones que era que el Senado sesionaría hoy e íbamos a estar en cuarto intermedio esperando las leyes que aprobara. Entonces la postura del Frente Progresista es no dar el cuarto intermedio y proceder al cierre de sesión”.

Los sapos y culebras que desparramó con su enojo luego Busatto de nada sirvieron. Para entonces los peronistas ya se habían dado cuenta que habían caído presas de una habilidosa jugada de sus adversarios que dejaron la pelota en su cancha y eso los obligó extremar los trabajosos acuerdos que lograron en el Senado.

“Todo este paquete de leyes tiene por finalidad atender las necesidades sociales y garantizar los programas sociales, alimentarios y la asistencia de salud. Es decir, hacer llegar la ayuda a los sectores más necesitados de la provincia. Siempre tratando de apostar a la actividad económica y a que vuelva a crecer la economía argentina”, asegura Borgonovo.

El gobernador Omar Perotti guarda silencio mientras tanto. Logrando que el viernes el Senado le aprobara el paquete de leyes impositivas y de emergencia, tal cual lo pidió, ganó un round que no sólo, no se veía fácil (y cuyo costo político definitivo pasará tiempo hasta que se conozca) sino que a su resultado estaba condicionado lo que mañana pueda suceder en Diputados.

Hasta entonces no hablará el gobernador. Por él lo hace el ministro aseverando que “hay que hacer un esfuerzo solidario en el plano fiscal, hay que ordenar las cuentas de la provincia y había que sancionar una ley en la que el que más puede más aporte para todos estos objetivos. Es muy importante que esto avance. Hay un compromiso muy fuerte del gobernador Perotti en esta situación delicada que tiene el país y la provincia de hacer todo el esfuerzo necesario para garantizar todo eso. En este paquete, ingresos brutos se mantiene sin cambios para todo el sector pyme, esa es una buena noticia”.

“No se aplicó la mayoría sino el consenso con el radicalismo”, se ufanó el viernes luego de la sesión el jefe de la bancada peronista en la Cámara alta, Armando Traferri. El líder radical, Felipe Michlig, había sido el encargado de dar buena nueva antes de la sesión: “Primó el sentido común y dejar de lado diferencias que son propias de los seres humanos para comenzar el diálogo, algo esencial en la política pero que en los últimos meses parecía imposible de lograr. Pudimos consensuar un texto de la ley tributaria y también de todo lo que concierne a la moratoria de impuestos provinciales que quedaría para ser tratado el lunes en Diputados”.

Ese día, el Consenso Fiscal que venía de Diputados tuvo unanimidad de los 18 senadores presentes (el radical Germán Giacomino estuvo ausente). Las mismas 18 manos se levantaron para la reforma tributaria. En la ley de emergencias, los radicales votaron el tratamiento sobre tablas pero se abstuvieron de aprobar la iniciativa con excepción de Hugo Rasetto y Leonardo Diana que votaron favorablemente con los peronistas. Es decir las emergencias sumaron así 14 votos de los 18 presentes. De los tres proyectos que envió el gobierno ninguno tuvo votos en contra. Dos salieron con la unanimidad de afirmativos de los presentes y el tercero con apenas cuatro abstenciones.

Blanco había sido quien en jueves les anticipó que ellos, al menos el socialismo, “no piensa firmarle a Perotti un cheque en blanco porque las emergencias son darle super poderes”. Por eso el viernes en el Senado le recordaron que “fue el PJ que les dio la emergencia en Seguridad e incluso se la prorrogó en el 2016”. Esta sería la que no quieren los socialistas. La seguridad fue el principal slogan de campaña con el que Perotti acorraló al socialismo y le ganó, incluso, el centro de Rosario. Darle la emergencia sería una admisión innecesaria entienden.

Borgonovo, de todos modos, se muestra esperanzado. “El país está en crisis. Y la provincia no escapa a esa realidad Este no solo es un nuevo gobierno que tiene derecho a tener su propia mirada sino es un nuevo ciclo que, además, empieza con un inédito bache institucional como que no le hayan dejado elaborar el presupuesto a la nueva gestión. Y la dirigencia política, toda, debe estar a la altura del momento. La misma madurez que el peronismo tuvo acompañando como oposición al Frente Progresista durante doce años, teniendo mayoría en las dos Cámaras en un tercio de ese tiempo, es la que esperamos hoy”.

La pelota que los socialistas tiraron al terreno del peronismo en el Senado, éstos se la devuelven mañana. ¿Qué pasa si los diputados del Frente (28 de 50) no las tratan siquiera? Por lo pronto existe la posibilidad de que Perotti los deje sin vacaciones y convoque a extraordinarias el 2 de enero.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

Santa Fé

paraná

Policiales

Ovación