Santa Fe

El boleto de colectivos aumenta a $21,50 y acumuló un 125%

El último aumento que otorgó el municipio empezará a regir el 2 de enero. El 31 de diciembre de 2017 costaba $9,60. La inflación medida por el Ipec, de noviembre a noviembre, fue del 49,1%

Sábado 29 de Diciembre de 2018

Este viernes por la tarde el municipio dio a conocer el nuevo cuadro tarifario para el transporte urbano de pasajeros en la ciudad con un aumento del 50% al pasar la tarifa plana de $14,35 a $21,50. Pero si se toma el precio del boleto a enero de 2018, que era de $12,20 el aumento fue del 76,22%. En tanto, si la referencia es el valor del pasaje al 31 de diciembre de 2017, cuando era de $9,60, el aumento fue del 123,95% en apenas un año y tres días.

La quita de subsidios del gobierno nacional se está sintiendo. En números eso significa que a partir del 1 de enero de 2019 a la provincia dejarán de llegar 3.000 millones de pesos (sin contar la inflación de 2018) para contener el boleto de transporte. Y el gobierno provincial incluyó en el presupuesto para el año que viene la mitad de esas partidas: $1.500 millones.

Para la capital provincial, durante 2018, el gobierno nacional envió $422 millones. Ahora la provincia otorgará $211 millones para subsidiar el transporte. "El resto cada jurisdicción se tendrá que arreglar", le dijo la semana pasada el secretario de Transporte de la provincia, Pablo Jukic a UNO Santa Fe. Los resultados están a la vista.

En la ciudad de Santa Fe el último aumento autorizado fue el 6 de julio pasado, cuando el boleto pasó de $12,20 a $14,35. El congelamiento de la tarifa durante el segundo semestre del año –a diferencia de lo que sucedió en otras ciudades como Rosario– hizo que la suba que se autorizó este viernes sea mucho más significativa, aunque en valores absolutos el boleto en la capital provincial sea más barato que en la ciudad del sur provincial donde ayer se anunció que el pasaje costará $23,17.

Aumentos superiores a la inflación
Cuando se analizan los últimos aumentos de la tarifa del transporte público, claramente estos superan a la inflación. Según los datos publicados por el Instituto de Estadística y Cencos (Ipec) de Santa Fe, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) entre noviembre de 2017 y el mismo mes de 2018 –la última medición con la que se cuenta, ya que la de diciembre llegará en los primeros días de enero– el aumento acumulado fue del 49,1%. Mientras que si se toma desde enero a noviembre de 2018 la inflación acumulada fue del 45,5%.

Todas esas cifras están muy lejos del 125% de aumento del boleto entre el 31 de diciembre de 2017 y el 2 de enero de 2019 o anual o del 76,22% que tendrá de suba el boleto entre enero de 2018 y mismo mes de 2019.

En este punto se debe aclarar que el combustible, uno de los insumos claves para el transporte de pasajeros, tuvo un aumento muy por encima de la inflación. Solo como una referencia, en enero de 2018 el gasoil costaba $24,32, mientras que ahora se lo puede conseguir a $42,34. Eso representa un alza del 74,4 por ciento.

Un sistema en jaque
Según el municipio, los empresarios del sector habían solicitado llevar el boleto a $37, lo que suponía un salto del 157,83%. Mientras que respecto a diciembre del año pasado se cuadruplicaba el costo del boleto.

De hecho, cuando se conoció la decisión del gobierno nacional de quitar los subsidios varios coches circularon en la ciudad de Santa Fe con un cartel que advertía que el boleto se iría a $40. La diferencia entre el pedido empresario y el aumento otorgado es notoria y plantea algunos interrogantes o al menos miradas diferentes sobre la realidad basadas en información que ni siquiera los concejales de la ciudad tienen.

A simple vista hay tres situaciones posibles: una es que los empresarios quieran obtener un margen de ganancia exorbitante; otra es que con la tarifa a $21,50 haya costos muy difíciles de cubrir y el usuario los termine pagando, además de con el precio del boleto, también con un servicio que se va a resentir en las frecuencias por menor cantidad de coches en las calles; la tercera posibilidad, ante un boleto tan lejos de las pretensiones de los empresarios, es que el sistema entre en crisis.

Pero esas son conjeturas que solo podrán ser despejadas cuando los principales actores del sistema hablen y den las explicaciones del caso a los usuarios o, al menos, a los ediles de la ciudad.

Ante ese escenario es posible que haya que preguntarse qué futuro tiene el sistema de colectivos y si no llegó el momento de pensar en una reorganización total del mismo.

Lejos de la solicitud de los empresarios de llevar a $37 el boleto, en la vereda de enfrente, están los usuarios que empiezan a sacar números para ver cómo afrontan el incremento que se cristalizará el 2 de enero próximo. Para un empleado de comercio, que trabaja 24 jornadas al mes y se tiene que tomar cuatro colectivos por día, transportarse tendrá un costo mensual de $2.064 y un costo diario de $86.

En el mercado hoy se consiguen motocicletas de 110 cm³ desde los $23.000 pesos con todos los papeles, patente y casco. Desde las concesionarias de motos aseguran que los precios de esos vehículos estuvo lejos de acompañar la escapada que tuvo el dólar.

Sin embargo, hoy es más complicada la financiación porque se duplicaron los intereses del plan Ahora 12 y Ahora 18. De todas maneras esos planes para tarjetas de crédito permiten tener una financiación de 12 cuotas de $2.700 o 18 cuotas de $2.100. Mientras que si se hace una entrega las cuotas se reducen.

Cualquier persona que tenga la posibilidad de pagar una cuota empezará a hacer las cuentas para pasar de un sistema de transporte a otro y todo indica que no tendrá muchas dudas. Otros no tendrán opción y deberán seguir pagando el boleto y las actualizaciones que sufra en el año.

La otra alternativa en la ciudad es un transporte como la bicicleta, que es mucho más económico y prácticamente no tiene costo de mantenimiento. El gran inconveniente es que es muy difícil de usar en verano por las altas temperaturas.

Sin lugar a dudas, cuanto más caro sea el boleto terminará quitándole más pasajeros al sistema de transporte público y profundizando las dificultades para poder cumplir con un servicio que hoy tiene muchas quejas de los usuarios.

El cuadro tarifario completo
El municipio aclaró que el 55% de los usuarios del sistema abonarán entre $9,60 y $14,35 por contar con diferentes beneficios sociales. En ese sentido se especificó que en el caso de los usuarios de la tarjeta Sube que cuentan con beneficios sociales a nivel nacional (jubilados y pensionados; personal de trabajo doméstico; beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, de la Asignación por Embarazo, Plan Progresar y Programa Jefes de Hogar; monotributistas sociales y las pensiones no contributivas) accederán a un boleto de $9,60, es decir un 55% más económico que el boleto frecuente.

Por otra parte, la tarifa Escolar queda fijada en $9,55; Estudiantil (terciario-universitario) en $14,35; Seguro en $4,80, y boleto Centro en $16,70.

Desde el municipio también indicaron que en los últimos 12 meses se transportaron más de 41 millones de pasajeros, de los cuales apenas el 45% pagó tarifa plana, mientras que el 41% accedió a tarifas sociales nacionales y el 14% a tarifas locales, dando como resultado que el 55% ha accedido al sistema a tarifas con descuentos de hasta un 55% de la tarifa plana.

¿Te gustó la nota?