Policiales

¿Quién es el peligroso exbarra de Newell's que está preso e internado en el Cullen?

Se trata del "Panadero" Ochoa. Fue trasladado desde Rosario por un fuerte dolor abdominal

Miércoles 10 de Julio de 2019

Diego "Panadero" Ochoa. Así se llama el exlíder de la barra de Newell's que se encuentra preso en la cárcel de Piñero, cumpliendo condena desde febrero de 2017 luego de ser declarado instigador del crimen de su predecesor en la conducción del paraavalancha leproso, Roberto "Pimpi" Caminos.

Desde el martes, el peligroso exbarrabrava se encuentra internado en la "sala penitenciara" que posee el Hospital Cullen de esta ciudad. Su traslado se dio el mismo día en que la casa y el negocio de su familia, ubicada en la zona sur de Rosario, fueron baleados por desconocidos, según indicaron fuentes policiales y de Fiscalía.

Con este antecedente reciente y conociendo que en Rosario no existe una sala de internación penitenciaria como la que posee el Cullen, el Ministerio de Seguridad le informó a dicho nosocomio que el "Panadero" iba a ser derivado a la capital santafesina.

Ochoa llegó a esta capital con un fuerte dolor abdominal que requería de internación y de estudios médicos. Su arribo se dio en el marco de un fuerte operativo de seguridad. El área en el cual se encuentra internado posee estrictos controles de seguridad y la máxima responsabilidad del lugar no recae en la dirección del Cullen, sino en el Servicio Penitenciario.

En diálogo con la prensa, el director del Cullen informó que "en el día de ayer (martes) nos comunican la posibilidad de trasladar a este paciente por un dolor abdominal agudo, intenso, que requería de internación y estudios".

"En base a medidas de seguridad, el Ministerio de Seguridad decide que se aloje en la sala penitenciaria que contamos en el hospital. Al haber camas disponibles en la sala penitenciaria, se dispuso el traslado de Rosario hasta aquí. Permanecerá internado hasta que los médicos cirujanos decidan la posibilidad del alta y volverá a su lugar de detención", precisó Poletti.

Una sala al cuidado del servicio penitenciario

Consultado sobre si en Rosario existe una sala penitenciaria con características similares a la que posee el Cullen, el titular del efector comentó: "No hay una sala penitenciaria dentro de un hospital, sino que se atienden en el hospital con custodia, por supuesto, pero en las salas comunes. Por eso, cuando el Ministerio de Seguridad considera que es un riesgo para la sociedad o para el mismo paciente, se dispone el traslado a la sala penitenciaria".

En relación a si la cantidad de efectivos dentro del hospital debió incrementarse, dijo: "Por lo que tengo entendido se reforzó el traslado y la llegada a través de las GOE. Una vez que entra a la sala penitenciaria, se resguarda que todos los que tengan que revisar al paciente o atenderlo vayan hasta la sala y no que el paciente ande circulando por el hospital"

En relación a las visitas que podría recibir, aclaró: "Tiene como todos un régimen de visita pero controlado a través del servicio penitenciario, que no depende del Hospital. Todo el que entra y sale queda anotado en un registro a nivel de sala penitenciaria. Si se requiere de un estudio complementario, va con la custodia pertinente para no poner en riesgo alguna fuga".

"Es una sala de baja complejidad" explicó Poletti, y continuó: "Si el paciente requiere alta complejidad pasa a la terapia intensiva o unidad coronaria. Ahí sí se resguarda la puerta de la unidad crítica. En caso de que no requiera alta complejidad va a la sala penitenciaria que tiene restricciones de circulación, por supuesto. Tiene atención, enfermería, tiene las indicaciones médicas tal cual un paciente común".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario