Unión

Un momento crítico: Leo Madelón, en su hora más difícil

Por primera vez desde que dirige a Unión, el equipo sufrió cuatro derrotas consecutivas, además de cometer varios errores en sus decisiones tácticas y futbolísticas

Lunes 16 de Septiembre de 2019

Así como Leonardo Madelón fue el gran responsable de que Unión clasificara de manera consecutiva a dos Copas Sudamericanas, logrando dos temporadas históricas para el club rojiblanco, habrá que decir que hoy es el responsable principal de la crisis futbolística que atraviesa el equipo con cuatro derrotas consecutivas.

Durante dos años se ponderó la preparación física de Unión, donde siempre jugaban los mismos y no había lesionados. Sin embargo, esa racha se modificó y en este semestre abundaron las lesiones.

Hubo siete jugadores con problemas musculares (Mazzola, Acevedo, Álvarez, Carabajal, Méndez, Martínez y Cavallaro). Con el agravante de que Carabajal ya se perdió cuatro partidos y tampoco estará ante Central. Es decir, como mínimo cinco encuentros sin jugar.

Por lo cual, así como antes se acertaba en la preparación física y el equipo dentro de la cancha realizaba un desgaste significativo, ahora no se observa la misma dinámica e intensidad, además de la seguidilla de futbolistas con lesiones musculares.

LEER MÁS: En seis fechas, Unión es el equipo más goleado de la Superliga

No es moneda corriente que en poco tiempo haya siete jugadores con desgarros y distensiones y mucho más teniendo en cuenta que Unión afronta una sola competencia y apenas se disputaron seis encuentros.

Respecto a las decisiones tácticas, se equivocó sacando del equipo a Sebastián Moyano, que era de los jugadores más parejos e incluyó a Marcos Peano que hacía cuatro meses que no ataja y que ante Arsenal defeccionó cometiendo errores en dos goles.

Trajo un lateral izquierdo como Federico Milo para pelear con Claudio Corvalán y ante la baja de Jonathan Bottinelli, lo más razonable era que Corvalán sea marcador central y Milo juegue por izquierda. Pero se inclinó por Franco Godoy de pobre rendimiento con Arsenal.

LEER MÁS: La peor racha de Madelón como entrenador de Unión

Tomó la decisión de excluir a Maximiliano Cuadra, quien no venía jugando bien, de todos modos Unión invirtió 300.000 dólares por el préstamo de un año. Pero nunca pudo explotar. Fue un futbolista que el DT pidió en varias ocasiones, pero no logró potenciarlo, al punto tal de marginarlo hasta del banco de relevos.

Le trajeron los futbolistas que pidió, pero en seis fechas Unión no tiene una identidad de juego. Salvo en el cotejo ante Defensa y Justicia en donde por momentos se asemejó al equipo de la temporada pasada.

Es cierto que las lesiones lo complicaron, sobre todo la ausencia de Carabajal, pero es verdad también, que Unión no puede depender de un jugador. En torneos anteriores el que entraba cumplía y el funcionamiento colectivo no se resentía por la falta de un futbolista por más importante que fuera.

Fue poco claro el manejo con Bottinelli, en un primer momento se informó que no le iban a renovar el contrato por una decisión deportiva, pero luego de unas semanas el jugador terminó renovando el vínculo. En un momento era prescindible y luego se decidió que continúe.

Siempre se dijo que Madelón le sacaba jugo a las piedras y era cierto, ya que hacía jugar al equipo por encima de sus posibilidades. Con poco hacía mucho, de allí la importancia del técnico, que por momentos era mayor a la de sus futbolistas.

LEER MÁS: ¿En qué consistirá el "cambio de estrategia" del que habló Madelón?

Esa influencia era destacada por todos, al punto tal que unos días antes de la elecciones el presidente Luis Spahn anunció públicamente que habían llegado a un acuerdo para que Madelón siga, en una clara maniobra política para asegurarse el triunfo.

A Madelón le dieron las llaves del club y era lógico que así fuera por los antecedentes que traía, de hecho se tomó la decisión de no renovarle el vínculo a Eduardo Magnín quien tenía diferencias con Madelón.

Pero siendo un DT con superpoderes, hasta aquí no le encontró la vuelta al equipo. Aún no se sabe cual es la formación titular, ya que entran y salen jugadores. Tanto en la zona media, como en la delantera fue realizando continuas modificaciones sin solución.

Probó con Cuadra, Mazzola y Troyansky en ataque, pero ninguno de ellos logró estar a la altura de Bou, hasta aquí el goleador de Unión con dos tantos. Y en el mediocampo, incluyó a varios futbolistas, pero a excepción de Carabajal y algo de Bonifacio, el resto no tuvo buenos rendimientos.

MADELON.jpg

Por todo ello, Madelón afronta su hora más difícil en Unión, de ninguna manera los directivos tomarán una decisión en caso de otro traspié. Lo que venga dependerá de lo que decida el técnico. Espalda le sobra a Madelón y lo sabe, cuenta con todo el apoyo del mundo Unión, pero como todos, está expuesto a las generales de la ley.

En este caso, los resultados no llevarían a los dirigentes a cesantear al técnico como ocurre en la mayoría de los clubes. Pero la continuidad de malos resultados, podría desencadenar una determinación por parte de Madelón.

Nadie en Unión quiere escuchar hablar sobre ese tema, pero tampoco se puede desconocer la realidad. El equipo está en crisis y el técnico no le encuentra la vuelta. El crédito está abierto y el técnico tiene mucho saldo a favor, pero en este semestre se va consumiendo de a poco.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario