Ovación

Unión arrancó con mucha ilusión y terminó con gran desazón

Unión apostó a varios frentes y se quedó sin nada, entre jugadores que se fueron antes y el silencio profundo de su actual dirigencia

Domingo 23 de Octubre de 2022

El 4-1 en contra con el que Unión se despidió ante su gente frente a Central Córdoba de Santiago del Estero, fue el corolario a un año que arrancó bien en alto y terminó mucho más bajo de lo esperado.

No solamente que no se cumplieron los objetivos finales, siempre hablando de lo deportivo, sino que la imagen contrasta con el discurso que intentaron llevar a la práctica dirigencia y cuerpo técnico.

Entonando por aquel 3-0 rotundo frente a Colón, en el amanecer del ciclo Munúa, que lo depositó nuevamente en la Copa Sudamericana, la secretaría técnica buscó jugadores de jerarquía para potenciar a los más jóvenes.

LEER MÁS: Gustavo Munúa, sin hablar y con su ciclo terminado en Unión

Había, con varios clubes, triple competencia en el semestre inicial. Entonces esas energías apuntaron, como mínimo, a obtener uno de los cuatro lugares en la Copa de la Liga, ya compitiendo a la par en Copa Argentina y en el nuevo formato de Copa Sudamericana.

A nivel doméstico el equipo llegó sin nafta a ese tramo final, sumando cinco derrotas consecutivas que lo dejaron 9º en la zona A de 14 participantes, apenas reuniendo 17 puntos, con 5 victorias, 2 empates y 7 derrotas.

Claro que el golpe no se visualizaba tanto porque en el plano internacional edificaba una muy buena fase de grupos. En la previa era difícil clasificar primero pero Unión lo hizo, goleando a Junior en Barranquilla para tener localía a favor en el primer cruce.

LEER MÁS: Unión tuvo el peor final y perdió por goleada ante Central Córdoba

Allí apareció el histórico Nacional, que bajaba de la Copa Libertadores y no contaba con una actualidad buena. Perdió en Montevideo y también en Santa Fe. Solamente quedaba la Copa Argentina y el elenco rojiblanco estaba muy bien posicionado, ganando seguido con formaciones alternativas.

Pero a la eliminación en una semana se quedó sin otro objetivo: Banfield, al que había superado en el Florencio Sola días atrás con un elenco de suplentes, le ganó en San Nicolás y lo despachó de la Copa Argentina.

Entonces, solamente quedaba en el horizonte reunir puntos para clasificar, como la mitad de los competidores, a una copa internacional para 2023. De a poco los triunfos fueron desapareciendo, se extendió la lista de lesionados, Munúa comenzó a nublarse e inició negociaciones para encaminar su salida.

LEER MÁS: Banderas antes de empezar e insultos en el final en Unión

Es verdad que hay que analizar el recorrido como pretenden hacerlo dirigentes y la secretaría técnica, otra área que también perdió un integrante. Los inconvenientes económicos que desembocaron en la decisión de jugadores en no ponerse más la roja y blanca.

Los últimos días de Unión fueron por demás de turbulentos. Pero sin encontrar un rumbo futbolístico y con un equipo que pedía a gritos que esto se termine. Unión se convirtió en un elenco previsible, endeble defensivamente, sin ideas a la hora de manejar el balón y con una extrema incapacidad ofensiva.

La imagen final es la que se llevan todos, con un mercado largo, un receso prolongado y redireccionando completamente las metas para que 2023 sea mejor de un olvidable 2022.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario