Unión

Unión desarmó la defensa y no llegan los refuerzos

En enero, Unión vendió a Yeimar Gómez Andrade, Damián Martínez y ahora dejó ir a Jonathan Bottinelli y Federico Milo. Solo sumó a Pablo Calderón

Viernes 18 de Septiembre de 2020

Sin dudas que el bloque defensivo quedó desmantelado en muy poco tiempo. En enero la dirigencia de Unión transfirió a Yeimar Gómez Andrade y Damián Martínez. Y encima lo hizo a días de reanudarse la Superliga y a dos semanas de debutar en la Copa Sudamericana.

Y en este mercado de pases, dejó ir a Jonathan Bottinelli, referente y capitán. Le ofreció un contrato por seis meses y en consecuencia se inclinó por la oferta de Rosario Central quien le propuso 18 meses de contrato. Así las cosas, el Tate perdió el 75% de su defensa. Pero además tampoco le renovó a Federico Milo que era una alternativa válida en el lateral izquierdo.

Si bien era lógica la venta de Gómez Andrade y también la de Martínez, la realidad es que la dirigencia no apostó por dar el salto de calidad. Para reemplazar al colombiano trajó a Jorge Zules Caicedo quien estaba jugando en Alvarado de Mar del Plata y quien aún no debutó con la camiseta rojiblanca.

LEER MÁS: El lamento de Nereo Fernández por cómo se alejó de Unión

Para suplantar a Martínez no llegó nadie, sino que se arregló con Brian Blasi. Y por ahora ante la salida de Bottinelli, solo trajo a Pablo Calderón (hermano de Franco) quien viene del fútbol de Costa Rica y que además hace un año Unión lo había dejado libre.

Frustrada la llegada de Nicolás Peñailillo, ahora la búsqueda apunta a un marcador central y un lateral zurdo. Juan Manuel Azconzábal entiende que al equipo le falta y mucho en esa zona. No hay jugadores de experiencia, a excepción de Claudio Corvalán.

LEER MÁS: Fin de la novela: Nicolás Peñailillo no jugará en Unión

El Vasco ya comienza a intranquilizarse ante la falta de respuestas por parte de los dirigentes. Se acerca la reanudación de la Copa Sudamericana que es el objetivo prioritario de acá a fin de año. Y la realidad es que en defensa carece de alternativas y debe apostar por jóvenes con muy pocos partidos en Primera.

De allí la necesidad imperiosa que tiene el entrenador de reforzar cuanto antes el bloque defensivo con dos jugadores. Por ahora no trascendieron los nombres, dado que hasta las últimas horas la prioridad era Peñailillo. Está claro que Unión perdió calidad y cantidad en defensa y que con lo que tiene no alcanza. Azconzábal se lo hizo saber a los dirigentes y ahora dependerá que saquen a relucir la billetera para conformar al DT, que comienza a lucir preocupado.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario