Sin clases, sin ingresos

"Es desesperante la situación de las cantinas y fotocopiadoras de las escuelas"

Desde la Cámara de Kiosqueros y Almaceneros de Santa Fe alertaron la situación. "Desde noviembre están sin ventas y con la incertidumbre de no saber cuándo volverán las clases", indicaron

Jueves 16 de Abril de 2020

En la ciudad hay tantas cantinas y fotocopiadoras como escuelas primarias y secundarias existen. Es un sector comercial del cual viven muchas familias y hoy su actualidad, con el cierre de las escuelas y la incertidumbre por la falta de seguridad sobre alguna fecha estimada para el reinicio de clases, es "desesperante" según indicaron desde la Cámara de Kiosqueros y Almaceneros de Santa Fe.

"Hoy el gran problema del sector lo tienen las cantinas escolares, que desde noviembre están sin ventas. A eso hay que sumarle la fuerte inversión que se hace en el mes de febrero para afrontar el inicio de clases. Es desesperante la situación de muchos comerciantes sin su ingreso principal", indicó Ricardo Mascheroni, referente de la Cámara de Kiosqueros y Almaceneros de Santa Fe".

En un encuentro que tuvieron con el área de Integración y Economía Social municipal, desde el sector salieron con buen semblante respecto "a las propuestas que se dialogaron y a los puntos conversados en relación a las regulaciones existentes". "Si bien fue un primer encuentro de coordinación y articulación de medidas a futuro para el acompañamiento del sector, fue importante ser recibidos por funcionarios municipales", subrayó Mascheroni.

LEER MÁS: Suba de precios: kiosqueros y almaceneros reclaman controles sobre mayoristas

"La situación económica nos está pegando fuerte. Observamos mucho desconcierto en cuanto a las regulaciones que se tomaron desde gobierno y a su aplicación. Muchos kiosqueros desde el comienzo de la cuarentena cerraron sus puertas por miedo, temor y desconocimiento. Pero con el correr del tiempo tuvieron que abrir porque era imposible subsistir. Nuestro sector quedó excluido de todo tipo de ayuda económica en un contexto donde la disminución de ventas cayó en el orden del 50 por ciento, dependiendo cada comercio y la zona de ubicación", continuó el referente de la Cámara de Kiosqueros.

kioscos

"En definitiva, los kioscos solo están abiertos para tratar de recaudar algunos pesos con el firme objetivo de no cortar las cadenas de pago y no endeudarse más de lo que ya están", finalizó Mascheroni.

Cambio de hábitos en el consumo: preservativos y chocolates

La cuarentena por el coronavirus modificó los hábitos de consumos de todos los ciudadanos en relación a los grandes y pequeños comercios de barrio. Kiosqueros, almaceneros y supermercadistas dan cuenta de un cambio en los patrones de lo que compran sus clientes, que privilegian el placer y permitirse disfrutar en un contexto de encierro obligatorio y pasar mucho tiempo en los hogares con la familia, la pareja o solos.

En este marco, quienes atienden kioscos apuntan que en los últimos días subió mucho la venta de preservativos, casi al doble de lo que se compraba antes. En un contexto de fuerte caída de las ventas, es una de las pocas cosas que se vende más que en la previa de la pandemia. También se venden más chocolates, cuya salida subió un 50 por ciento.

En diálogo con la Capital de Rosario, Marcos Difilippo, presidente de la Cámara de Kiosqueros de esa ciudad, sostuvo que los locales están bien stockeados porque es un producto que tiene fecha de vencimiento muy largo, con una vida útil de años, por lo que las empresas están distribuyendo con normalidad. El Colegio de Farmacéuticos de Rosario corroboró el fenómeno ante la consulta: sin la precisión de porcentajes, dicen que algo similar sucede en farmacias.

En kioscos, las segundas marcas de profilácticos cotizan entre 80 y 90 pesos la presentación de tres unidades, mientras que las primeras marcas oscilan entre los 120 y 130 pesos.

Los chocolates, en tanto, parten desde el piso de 40 pesos (42 gramos, una marca económica) a 150 pesos (102 gramos, primera marca). Más allá de que bajaron las temperaturas en los últimos días y eso ayuda, el fenómeno se venía registrando desde antes producto del encierro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario