Santa Fe

Rincón marchó por justicia por el femicidio de Cecilia

En un comunicado denunciaron que las comisaría no cuentan con personal especializado y estigmatizan a las mujeres que necesitan ayuda. Exigieron mayor compromiso del Ministerio de Seguridad

Miércoles 25 de Septiembre de 2019

En el día en que Cecilia Burgadt hubiese cumplido 43 años, se realizó una marcha para pedir justicia por su femicidio. La concentración se hizo en la plaza principal de la ciudad de San José del Rincón, donde las organizadoras de la Mesa Ni Una Menos dijeron junto a las hijas de Cecilia las palabras de un contundente documento. "Nos unimos para decir ni una mujer más muerta por la violencia machista", expresaron.

"Estamos hartas y cansadas, pero juntas y enteras, la lucha se multiplica en cada una y en todas. Por la memoria de Cecilia, Cuqui Bonetto, Carla Morel y tantas otras mujeres asesinadas en estos días, es que queremos repetir una vez más «la violencia hacia las mujeres es el resultado de relaciones desiguales de poder, en las cuales se subordina a las mujeres y se las trata como propiedad de los varones». Estos varones machistas que ejercen violencia, controlan a las mujeres a través del miedo, el maltrato y el abuso de poder. Pero no están solos, cuentan con el silencio cómplice de la sociedad", leyeron con voz quebrada frente a los presentes.

Y destacaron: "No son hechos aislados, producidos por algún desequilibrado mental, no son hechos de inseguridad al voleo. Son ataques violentos a las mujeres por el hecho de serlo, y esos varones violentos son hijos sanos del patriarcado, hijos sanos de una sociedad que enseña a humillar, maltratar y dominar a quienes considera inferior. Volvemos a afirmar que las muertes de Cuqui, Karla y Cecilia y las 229 mujeres muertas en lo que va del año son femicidios porque se dieron en el marco de la violencia de género, sean sus asesinos conocidos por ellas o no".

"Desde el momento que los cuerpos de las mujeres tienen evidencias de violencia sexual o de crueldad, entonces podemos afirmar que se trata de un femicidio, un crimen de odio, una represalia violenta por el solo hecho de ser mujeres. Reivindicamos la frase tantas veces repetida por nuestras compañeras feministas «lo personal es político». Porque el abuso de poder, el control sobre nuestros cuerpos, nuestra sexualidad y de nuestras amistades es político, como también lo es el tratamiento de las mujeres como objeto sexual, como espectáculo por parte de los medios de comunicación. Existen leyes y tratados internacionales que nos amparan y garantizan nuestros derechos pero sigue habiendo una importante deuda en este aspecto", agregaron.

Al mismo tiempo denunciaron: "Las comisarías no cuentan con personal especializado con perspectiva de género para la recepción de denuncias de violencia, recayendo muchas veces en el personal femenino esta tarea, cuando es un deber de todos los agentes del Estado conocer y saber actuar en estas situaciones. Las demoras y obstáculos en el camino burocrático para hacer efectiva una denuncia, medida de distancia, otorgamiento de botón de seguridad, exclusión del hogar, favorecen al agresor y desalientan a muchas mujeres en la búsqueda de justicia".

"La carrera por la primicia no respeta el tiempo procesal de la Justicia, haciendo que muchas veces las familias se enteren primero por los medios de comunicación con datos casi siempre inexactos y sin el cuidado que debería tenerse al comunicar estos hechos dolorosos. Denunciamos que contar detalles del proceso del femicido, describiendo la modalidad del asesinato solo consigue propagar nuevas formas de cometer estos crímenes, acrecentando el morbo y generando un nuevo dolor, pero nada dicen de su femicida", indicaron.

Asimismo, apuntaron al Consejo de Seguridad: "Evita poner en agenda los problemas de las mujeres al momento de realizar una denuncia, al momento de planificar la seguridad, resultando ser una promesa vacía los compromisos asumidos en las reuniones". En este sentido exigieron: "Un fuerte compromiso al Ministerio de Seguridad para reforzar y acrecentar los mecanismos que faciliten el acceso a la protección y colaboren para agilizar los trámites judiciales. Que no haya más demoras en la toma de denuncias, como le pasó a las hijas de Cecilia y nos pasa habitualmente en la Comisaria 14ª. También que se garanticen las medidas de protección a familiares víctimas de violencia de género o femicidio y que el 911 responda con prontitud a los llamados".

También apuntaron contra los medios de comunicación, respecto al tratamiento de las noticias, evitando divulgar aspectos de la vida privada de las mujeres. "Que los trabajadores de prensa se capaciten en el correcto abordaje de las situaciones de violencia contra las mujeres", insistieron.

Al mismo tiempo se reclamó más exigencia del Estado: "Que planifiquen, financien e implementen políticas públicas de protección a las mujeres y atención especializada a las víctimas y sus hijos (si es que los tienen)". Y destacaron: "Exigimos que en nuestra ciudad haya una guardia de género con una línea exclusiva las 24 horas".

Por último, destacaron la presencia de la multitud que acompañó el reclamo: "Este pueblo rinconero, unido por el dolor está empezando a despertar, las instituciones y organizaciones se están sumando a esta lucha que es de todas. Destacamos especialmente que el Samco de nuestra ciudad realizo un abrazo simbólico en repudio por el femicidio de Cecilia, que el club El Cadi hizo un minuto de silencio en los partidos de todas las categorías del sábado y domingo pasado, que el CAF sigue realizando talleres de información y sensibilización, que los estudiantes demandan capacitaciones de ESI en las escuelas. Ya no nos resulta ajeno el tema de la violencia, nos mataron a nuestra vecina, a nuestra hermana, a nuestra compañera de trabajo. Exijamos entre todos y todas que la igualdad comience a ser una realidad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario