Unión

Los delanteros siguen con la pólvora mojada

A excepción de Walter Bou, Unión recuperó cierta capacidad para generar peligro frente a Central pero ninguno de sus atacantes están finos.

Sábado 21 de Septiembre de 2019

Unión tenía varias premisas pero la más importante frente a Rosario Central se cumplió: cortó la serie de cuatro derrotas al hilo, algo inédito en el último proceso de Madelón.

De a ratos el equipo mostró agilidad para las transiciones, recuperación en el medio, ahogó a un rival muy timorato y contó con un par de ocasiones de peligro que no venía teniendo en las últimas fechas.

Esta temporada si hubo una línea con pocas variantes fue la de ataque, en cuanto a sangría de jugadores con protagonismo. Por contrapartida, el DT después de tanto insistir pudo contar con un viejo deseo y se sumó desde Unión La Calera, Walter Bou.

Precisamente el entrerriano es el único con dos anotaciones, siendo titular desde su llegada a la Avenida López y Planes. Arrancó con Defensa y Justicia, donde compartió la línea ofensiva junto a Maximiliano Cuadra. Después Franco Troyansky lo reemplazó al ex-Racing, que ni siquiera concentró el pasado viernes.

Ya con Newell's, inicio de la serie de reveses en cadena, Bou y Cuadra volvieron a salir desde el comienzo en la Cuna de la Bandera, pero el segundo fue sustituído por Troyansky a los 13' del segundo tiempo.

Lanús llegó a Santa Fe y le provocó la segunda caída al Tate, al vencerlo el 25 de agosto por 2 a 1, con Bou y Mazzola volviendo a ser dupla de ataque. En pos de encontrar profundidad, ese partido Madelón lo terminó jugando con cuatro delanteros: Troyansky ingresó faltando 19' y Cuadra cuando restaban 9' para finalizar el pleito.

LEER MÁS: Madelón: "Hoy Unión me dio una esperanza importante"

En la visita a San Lorenzo, buscando variantes y llegadas con los volantes, Madelón mandó a Bou solo, pero después hizo ingresar 28' a Cuadra por Elías y cuando faltaban 18' Troyansky entró por Milo, Mazzola estuvo en el banco pero no vio acción.

Arsenal, nuevamente en calidad de visitante, sería la próxima estación para los rojiblancos, que al igual que ante San Lorenzo, recibirían goles en contra antes del cuarto de hora. Bou, que volvió al gol en Sarandí, estuvo acompañado por Troyansky, que a 9' del cierre salió reemplazado, mientras que Mazzola ya jugaría 26'.

Y el último encuentro, donde si bien el Tate estiró la serie sin sumar de a tres, pero cortó la seguidilla de caídas, Bou jugó todo el partido, esta vez con Mazzola, que sería reemplazado por Troyansky (23').

LEER MÁS: El uno por uno del empate de Unión ante Central en la Avenida

Está claro que esos volantes con llegada y capacidad goleadora (Zabala, Fragapane), Unión no los tiene, al menos de movida, ni con Bonifacio (es verdad que le anotó a San Lorenzo), ni con Comas, o Cavallaro, tampoco con Ríos.

Los delanteros son los finalizadores de las jugadas, en el fútbol doméstico o en cualquier liga del planeta. Después está la pelota parada, las sorpresas, el desprendimiento de laterales-volantes. Un sinfín de alternativas que entrega un partido de fútbol.

Por ahora Bou, con dos goles y varias chances desperdiciadas, intenta cumplir con la regla costo-beneficio y ratificar los intensos pedidos por traerlo. Entre Troyansky, Cuadra y Mazzola se debaten para acomodarse en este nuevo proceso, que tuvo partidas importantes y llegadas de nuevas piezas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario