Santa Fe

La emotiva carta de una madre que denunció por abuso al profe Juanchi: "Mi motor es mi hija"

Las familias de las víctimas denunciantes expresaron su rechazo a la libertad con una fianza millonaria que le otorgaron a J.T., el profesor del jardín Ceferino Namuncurá. "Hago responsables de mi integridad física a quienes lo liberaron", sostiene.

Jueves 02 de Junio de 2022

Este miércoles el juez Jorge René Patrizi dispuso la libertad provisional del profesor de gimnasia "Juanchi" T. con una caución real de 20 millones de pesos que deberá constituirse previo a disponerse la salida de la cárcel. El docente de educación física del Jardín Ceferino Namuncurá, que depende del Arzobispado, en el barrio Yapeyú, está en prisión preventiva desde los primeros días de octubre del 2021 por varias denuncias por abuso sexual infantil. Irá a juicio por cinco casos que fueron investigados por el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

La medida generó una enorme desconformidad en las familias de las víctimas. Al ser consultadas las autoridades del MPA por esta resolución expresaron que van a apelar y agregaron a UNO: "No nos sorprende porque este es un resultado habitual en imputados de clase media y alta. Reproducen un patrón cultural". Asimismo la querella de una de las víctimas, representada por Carolina Walker, opinó en este medio que la sentencia de Patrizi es contradictoria, destacó el importante monto que le impusieron y adelantó que apelarán.

• Para llegar al juicio en libertad le impusieron al "profe Juanchi" una fianza de 20 millones de pesos

Judith Quiroz es la mamá de la nena que realizó la primera denuncia contra J. T. la primera semana de octubre. En medio del dolor por la libertad impuesta dialogó con UNO Santa Fe y solicitó la publicación de un escrito.

"Quiero que se tome conocimiento de mi disconformidad, y decepción sobre la medida, para con JT. Quizás leer un expediente más de todos los que transitan por esos escritorios, les de la frivolidad para llegar a tomar este tipo de decisiones, quizás el dinero, quizás el acongojarse con la situación de JT", comienza el documento.

• Denuncias por abuso sexual en el jardín Ceferino Namuncurá: "Hay algo malo en mi corazón que pasó en la clase del profe Juan"

Asimismo, relató: "La verdad que no entiendo. Estoy desconcertada; se me pasan muchas cosas por la cabeza. Me hace revivir todo nuevamente es regresar al inicio de todo esto, a revivir una vez más todo lo que pase con mi hija, y lo que aún sigo viviendo. Es un día a la vez, es juntar fuerzas para seguir adelante. Me aferré a dios y mi familia para que la desesperación y el dolor que cargo en mi alma no me lleve a perder la razón. Quiero ser la persona más sensata, más fuerte para mi hija, estoy luchando día a día para verla sonreír nuevamente".

"Siento en carne propia lo que ella vivió. Obviamente no estoy para nada de acuerdo que una persona que está juzgada de abuso sexual infantil siga pisando las calles, respirando el aire que respiramos, y me genera pánico saber que tiene las posibilidades de desobedecer lo que tiene impuesto por los tribunales para usufructuar de esa libertad transitoria. Porque evidentemente los medios económicos los tiene para irse donde quiera, y no pagar por lo que hizo, que no me resultaría extraño", denunció.

• Piden 25 años de prisión para el profesor del Jardín Ceferino Namuncurá

Y agregó sobre el hombre: "Es un manipulador, astuto. Pasó años manejándose en los ambientes educativos, analizando la vulnerabilidad de los niños que allí concurren. Si el arrastró a su familia a vivir esto, fue su decisión. Pero es responsable del dolor y la tristeza profunda que ocasionó, no solo en mí, mis hijos, también en mis familiares; los que son mi sostén del día a día los que me acompañan en esta lucha. Yo no tuve la posibilidad de elegir la prisión mental y emocional al cual esta persona nos condenó".

"Mi hija tiene derechos: derecho a recibir educación, yo debo cuidar su salud física y mental. Estoy haciendo todo lo posible por llevar una vida sana, brindarle toda la contención y el amor que todo niño merece. Pero estas decisiones me derrumban moralmente, físicamente. Me lleva a pensar que la justicia solo funciona para las personas que no tienen poder adquisitivo, me lleva a descreer de todo el sistema con impotencia, rabia. Y aun así con todo ese dolor adentro mi motor es mi hija porque sé que tengo que cumplir con ella. Esta persona tiene que pagar tras las rejas el daño que ocasionó", sostuvo.

• Realizaron las Cámaras Gesell en el caso del profesor del jardín del arzobispado

En esta línea agregó: "Basta de darle liviandad a este tipo de hechos que te dañan para toda la vida, absolutamente toda la vida. Quedan en ridículo potenciando los derechos de un degenerado y re victimizando a mi hija. Basta de hacernos pasar un calvario en los pasillos fríos y lúgubres de tribunales para después ver que la plata es la solución a los problemas, haciéndonos creer que nos van a hacer justicia cuando solo buscan callar nuestras voces".

judith quiroz y carina mendez.jpg
A la izquierda Judith Quiroz, la mamá de la nena que sufrió un abuso en el jardín del arzobispado, y a la derecha Carina Mendez, la abuela de la nena y mamá de Judith.

A la izquierda Judith Quiroz, la mamá de la nena que sufrió un abuso en el jardín del arzobispado, y a la derecha Carina Mendez, la abuela de la nena y mamá de Judith.

"Mi hija no tiene por qué estar paseando en tribunales con seis años de edad. Ella tiene derecho a estar en la escuela, en una plaza, y yo cuidando de mis hijos. Solo le pido a dios que en el tiempo que esta persona está en libertad no vuelva abusar de otra niña, o no mate a alguien para que ahí revean el daño que ocasiona esta decisión. Y de ahora en adelante hago absolutamente responsables a todos los que actuaron para que él este en libertad y de los hechos que atenten contra mi integridad física y de mi familia a posterior de esta fecha, porque quedará directamente relacionada con la libertad de este sujeto. Mis bendiciones a todos", concluyó Judith.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario